Presentación

Burgos y Correa confían en su rápida adaptación al Eibar

Gorostiza, Correa, Burgos y Garagarza, este jueves en Ipurua./Mikel Askasibar
Gorostiza, Correa, Burgos y Garagarza, este jueves en Ipurua. / Mikel Askasibar

Garagarza destaca el gran seguimiento que han realizado sobre estos dos jugadores muy «bien valorados», que además han venido gratis

Han pasado ya varias semanas desde que la S.D. Eibar hiciera oficial el fichaje de Esteban Burgos y Rober Correa, pero el club armero ha esperado hasta este jueves para darles «la bienvenida» oficial a «esta gran familia que es el Eibar», ha dicho la presidenta de la entidad, Amaia Gorostiza, quien ha expresado su deseo de que ambos «os sintáis como en vuestra casa».

La mandataria azulgrana ha estado acompañada también por el recién renovado Fran Garagarza, que ha querido resaltar el valor tanto comercial como deportivo que ha supuesto el fichaje de dos de los futbolistas que más han destacado en Segunda. «Los dos vienen libres, con una gran valoración después de haberles visto muchos partidos a lo largo de la pasada temporada. Son una gran opción, no solo porque vienen libres, sino porque son dos grandes jugadores. Llevábamos mucho tiempo trabajando con Esteban y a Rober también le conocíamos desde su etapa en el Espanyol», ha explicado.

En este sentido, ha revelado que a Esteban Burgos «le hemos visto 34 partidos en directo. Es hasta demasiado para saber que es un jugador fiable. A ver si logramos el pasaporte comunitario, que eso también es importante», ha apuntaod. Respecto a Rober Correa, ha señalado que «le hemos visto 24 partidos repartidos entre diferentes técnicos, otra locura, que nos da una idea clara de cómo es como jugador». Los dos han firmado hasta el 2022, una apuesta de futuro para las tres próximas temporadas.

Esteban Burgos (Salta, Argentina, 1992) se muestra ilusionado por mantener la excelente línea que ha mostrado en el Alcorcón, donde esta pasada temporada ha anotado seis goles. «Me han recibido muy bien. Sabían que venía del Alcorcón, de una categoría inferior, pero este club mira mucho a Segunda. Me sentí muy cómodo y estoy con muchas ganas de aportar el máximo de mí».

Le ha gustado que los entrenamientos de Mendilibar «sean mucho con balón, me han parecido muy bonitos, y espera acoplarse lo antes posible a sus exigencias. Hemos tenido una adaptación en Segunda, vas corrigiendo cosas y nos adaptaremos bien a Primera. Ya iremos viendo lo que pide el míster y trataremos de darle lo que quiere».

Lo que más le ha decidido para decantarse por la S.D. Eibar ha sido la continuidad tanto del técnico como de muchos de los jugadores. «Me llamó la atención el tiempo que llevaba Mendi aquí y cómo van renovando la confianza en los jugadores. Eso habla muy bien del club, que mantiene a un bloque. El objetivo es la salvación, pero cada vez se da con más antelación. Cuando me dijeron que era una familia, no lo dudé».

Se ha destapado como un goleador, especialmente desde el punto de penalti, aunque no sabe si tendrá la oportunidad de lanzarlos aquí. «Me gustaría tirar los penaltis, pero hay que hacerse amigo de los que patean para que lo pueda hacer».

Rober Correa (Badajoz, 1992) ha expresado el mismo deseo que su nuevo compañero por adaptarse con rapidez al Eibar y a la categoría, aunque en su caso, el defensa llegado del Cádiz, ya disputó varios partidos cuando militaba en el Espanyol hace tres temporadas. El pacense ha querido agradecer «esta oportunidad. Sé que tengo competencia, pero ahora soy un jugador más hecho y vengo a aportar mi granito de arena y dar lo mejor de mí mismo».

Ha admitido que «tenía más ofertas, porque ha sido una gran temporada para mí», pero si algo le ha convencido es que «los jugadores que vienen crecen día a día» y así s se lo hicieron saber «Diop, Jordán y Anaitz. Es un club familiar y así me lo han transmitido desde que he llegado».

Ha podido comprobar en sus propias carnes las exigencias de Mendilibar y confía en poder darle cuanto antes lo que pide. «Sabemos que le gusta ir hacia adelante. Cada entrenador tiene su acomodo. Él pide intensidad y nos iremos adaptando. Tiene un estilo de juego. En el Cádiz defendía al revés y estoy intentando adaptarme. Es bueno que te ponga las pilas porque estás más atento».