S.D. Eibar

Hora de ganar fuera

José Luis Mendilibar, esta semana durante un entrenamiento en Atxabalpe./MIKEL ASKASIBAR
José Luis Mendilibar, esta semana durante un entrenamiento en Atxabalpe. / MIKEL ASKASIBAR

El Eibar quiere ratificar en el feudo de un Betis irregular la evolución mostrada en Ipurua

Letizia Gómez
LETIZIA GÓMEZEIBAR.

Pescar en río revuelto es un arte complicado, pero el Eibar se ha llevado al Benito Villamarín todos los aparejos disponibles para tratar de capturar ante un escamado Betis tres puntos con los que ratificar su progresión a las puertas de un nuevo parón liguero.

Reforzado por las dos victorias consecutivas sumadas en Ipurua ante el Sevilla y el Celta, los armeros afrontan su asignatura pendiente de aprobar fuera de casa ante un conjunto verdiblanco herido en su orgullo tras la severa derrota cosechada ante el Villarreal (5-1).

Sumar será la primera premisa para los de Mendilibar, porque aunque ya han abandonado las posiciones de descenso hasta encaramarse a la undécima plaza, el peligro sigue estando latente. Pero el de Zaldibar también se marca como objetivo demostrar que la evolución que ha experimentado el juego de su equipo no se debe tan solo al revulsivo que produce el efecto Ipurua.

Las claves

Dar con el sustituto de Cote
Tejero y Arbilla se perfilan como candidatos, aunque el navarro ha convencido más en esa posición
Posible vuelta de Ramis
El mallorquín retornaría al once tras haberse tomado un necesario descanso ante el Celta
Enrich, recuperado
El de Ciutadela ha dejado atrás su lesión muscular, aunque tiene difícil recuperar su plaza de inicio

Tienen un gran referente al que aferrarse. Y es que pese a que en sus tres últimas visitas al estadio bético solo han podido llevarse el punto que rascó en la pasada campaña en un partido en el que mereció más, seguro que por aquellos lares tienen muy presente el 0-4 que firmaron allí los azulgranas en la temporada 2015/16, que sigue figurando como el triunfo a domicilio más abultado logrado por el Eibar en sus seis años de andadura en Primera, junto al idéntico resultado que firmó en casa del Valencia en la 16/17.

El choque llega en un momento inmejorable para los armeros en lo que a moral y confianza se refiere, pero también coincide con la recaída de la lesión muscular de Cote, el único jugador del plantel para el que el técnico no tiene un recambio específico. De ahí que la principal duda recae en saber si el preparador vizcaíno se decanta por Tejero, con el que probó sin éxito en Mallorca y en la segunda parte del choque ante el Celta cuando suplió al asturiano, o si apuesta por Arbilla, que dejó mejores sensaciones tanto en El Sadar como en el Wanda Metropolitano.

Si se decanta por el navarro tendrá que modificar el eje de la zaga, lo que propiciaría el retorno al once de Iván Ramis, que ha dispuesto de dos semanas para recuperarse de los problemas físicos que evidenció en las últimas citas que disputó ante el Levante y la primera mitad frente al Sevilla.

Mendilibar se ha llevado a Sevilla a 19 jugadores debido a que Escalante sufre unos dolores de espalda que ponen en seria duda su participación en el encuentro, aunque en este caso Diop ya está listo para ocupar la plaza que perdió en detrimento del argentino.

En cualquier caso, la principal novedad en la lista es la de Sergi Enrich, recuperado ya de la lesión muscular que sufrió hace dos semanas en el sóleo de la pierna izquierda. El menorquín se ha perdido los últimos tres encuentros de Liga, en los que el Eibar ha sumado siete de los nueve puntos posibles, y ahora tendrá que trabajar duro para recuperar su plaza en el once inicial, precisamente cuando Mendilibar ha aparcado de manera provisional el sistema en el que empleaba a dos delanteros.

Al que no parece que haya forma de sacar de la alineación es a un Fabián Orellana en estado de gracia que, además, llega a esta cita con el impulso que ha supuesto para él volver a ser convocado por la selección de Chile dos años después. Por su velocidad y por su capacidad para romper por dentro, todo apunta a que actuará de enganche con el delantero centro, escoltado en las bandas por Pedro León e Inui.

El japonés se presenta como otro de los grandes protagonistas del duelo ante el equipo al que se marchó hace poco más de un año y donde, pese a ser recibido como una estrella, no logró encajar.

El nipón fue uno de los grandes destacados del solvente triunfo logrado ante el Celta y, a buen seguro, querrá quitarse en el Villamarín la espinita que se le quedó clavada después de que le anularan el tanto que marcó ante los celestes.

El último punto a resolver se centra en ver a cuál de los cuatro delanteros que se lleva concederá el honor de jugar de inicio, puesto que está concediendo minutos a todos. Sin embargo, el que más parece haberle convencido en este arranque liguero es Quique González, que tras descansar ante los vigueses, tiene muchos boletos para ser el elegido.

Obligados a convencer

Ambos equipos afrontan el partido igualados a ocho puntos, aunque por su potencial y por su condición de local, los de Joan Francesc Ferrer 'Rubi' lo encaran con el imperativo de convencer a los suyos de que la 'manita' del Villarreal fue un accidente, pero también de lograr la consistencia defensiva que les ha convertido en el equipo más goleado de la categoría con 15 goles recibidos en siete partidos.