SD Eibar

Bebé y Gálvez cambian Eibar por Vallecas y De Blasis ya es una realidad

Pablo De Blasis, durante el reconocimiento médico. / SD EIBAR
Pablo De Blasis, durante el reconocimiento médico. / SD EIBAR

El club armero traspasa al luso por la mitad de lo que lo compró y ha rescindido el contrato del granadino

Letizia Gómez
LETIZIA GÓMEZ

De tener la plantilla cerrada hacía ya varias semanas, el Eibar ha pasado a desprenderse de tres jugadores y a incorporar a un efectivo en solo 48 horas. El club armero llevaba todo el verano tratando de 'colocar' a Bebé y Gálvez en algún lugar que no fuera este y ha tenido que esperar hasta el último momento para poder alcanzar un acuerdo con el granadino para rescindir el año de contrato que le quedaba, así como para conseguir traspasar al portugués amortizando hasta la mitad del millón y medio que pagó por él al Benfica cuando lo fichó hace dos años.

Ambos ponen rumbo a Vallecas, donde el Eibar ha encontrado destino para dos jugadores con los que no contaba Mendilibar. Después de una larga e intensa negociación que se inició a principios de verano, el Rayo al fin ha podido hacerse con los servicios del extremo luso, que sí convenció durante su cesión para la segunda vuelta de la Liga a Miguel Ángel Sánchez Muñoz, Míchel, el técnico que condujo a Primera al cuadro rayista.

El club madrileño también abre sus puertas para recibir al central andaluz, que en la temporada y media que estuvo aquí antes de ser cedido en invierno al Las Palmas, apenas había disputado 23 partidos, la mayoría de ellos supliendo a jugadores lesionados.

Todo apuntaba a que tras la marcha de Inui y después de realizar una buena pretemporada, Bebé podía tener opciones de quedarse e incluso de convertirse en un jugador importante para el técnico, pero su discreta actuación en los dos primeros partidos y la contratación del argentino Pablo De Blasis para suplir la vacante causada por la lesión de Pedro León han precipitado su salida.

La salida de Gálvez era aún más previsible. El granadino, condenado a ser el quinto central del Eibar, quería marcharse desde el principio pero no quería hacerlo sin su finiquito, una petición que el club no estaba dispuesto a satisfacer. Viendo que corría el riesgo de quedarse hasta enero en blanco, finalmente ha desistido de su pulso y ha acordado su rescisión para buscar mayor fortuna en el Rayo, con el que se ha comprometido hasta el 2019.

Yoel, a Valladolid

La pequeña desbandada que ha sufrido el conjunto azulgrana en las últimas horas se completa, como anunció ayer este periódico, con la cesión de Yoel Rodríguez al Valladolid, después de que el guardameta firmara su renovación con la entidad eibarresa hasta el 2021.

El gallego ha querido esperar a ver por quién se decantaba el técnico para defender la portería armera y, al comprobar que Marko Dmitrovic se hacía con la titularidad, pidió al club una alternativa que le evitara pasarse otra temporada sin jugar.

La entidad azulgrana no ha dudado en corresponder a sus deseos para lograr que el vigués pelee por obtener minutos en Pucela, aunque por lo mucho que dio al Eibar hace dos temporadas, se ha querido garantizar su continuidad aquí más allá de esta temporada.

Para el club suponía todo un lujo tener a tres porteros con sueldos de Primera, pero también podía llegar a ser un problema, porque era evidente que alguno de ellos no iba a aceptar quedar relegado al banquillo.

De Blasis ya está aquí

Y en medio de tanta despedida, los armeros también han tenido tiempo para dar la bienvenida a Pablo de Blasis, que ya ha firmado su contrato por dos temporadas con el Eibar tras superar sin problemas el reconocimiento médico.

Su fichaje no estaba incluido en los planes de la dirección deportiva, que se ha tenido que mover con celeridad para lograr, prácticamente en tiempo récord, que el argentino abandonara el Mainz alemán en el que ha militado en las cuatro últimas campañas y asumiera el reto de cubrir la plaza que estaba destinada a Pedro León.

El habilidoso y rápido extremo nacido en La Plata hace 30 años será presentado el lunes en la sala de prensa de Ipurua y después dispondrá de las dos semanas de descanso que regala el parón para poder conocer a sus nuevos compañeros y adaptarse a las exigencias del técnico.

Solo 22 efectivos

Tras la precipitada reconstrucción que ha sufrido el Eibar, al preparador azulgrana le ha quedado una plantilla con 22 jugadores, y aunque se antoja corta, especialmente tras la plaga de lesiones sufrida en la pasada campaña, es en realidad la cifra que él manejaba desde un principio para poder trabajar con comodidad, sin tener que descartar en cada jornada a seis o siete jugadores.

Por eso mismo, el club da por cerrado el capítulo de incorporaciones, porque así lo quiere el propio entrenador, que asegura «estar conforme con lo que tengo».

El hecho de que Bebé y Gálvez vayan a recalar en el Rayo Vallecano podría ser un indicio de que el Eibar sigue peleando por hacerse con Álex Moreno, un lateral izquierdo por el que se interesó al principio del verano. Sin embargo, no ha habido avances en este sentido y si surje cualquier eventualidad el técnico no dudará en tirar del filial.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos