S.D. Eibar - Barcelona

Última función ante un rival hasta hoy intocable

Cote controla un balón en un entrenamiento llevado a cabo en Atxabalpe ante la presión de Orellana. / ASKASIBAR
Cote controla un balón en un entrenamiento llevado a cabo en Atxabalpe ante la presión de Orellana. / ASKASIBAR

El Eibar suspira por despedir la temporada con su primera victoria ante el Barcelona | Los armeros necesitan acabar con su racha de derrotas ante los blaugranas para optar a la décima plaza

Letizia Gómez
LETIZIA GÓMEZ EIBAR.

Por cuarta temporada consecutiva, el Eibar interpretará la última función del año sin tener que jugarse nada que ponga en peligro su futuro. Eso no significa que no se le haya guardado mucha ilusión por regalar a su afición en esta despedida liguera. Suspira por darle el mejor colofón posible a una campaña que no ha premiado en puntos su espléndido juego y tiene la ocasión de hacerlo, precisamente ante su coco particular, un Barcelona al que no ha sido capaz de puntuar ni siquiera cuando hace dos campañas le metió el miedo en el cuerpo cuando los armeros tomaron la delantera en el Camp Nou con dos recordados goles de Takashi Inui.

Sería, sin duda, la mejor forma de empezar la fiesta posterior al partido que el club armero ha preparado para celebrar la permanencia, porque pese a que ya acumula cinco participaciones en Primera, cada año en la máxima categoría es un éxito que se debe aplaudir por todo lo alto.

Pero además de prestigio y satisfacción por ganar a un campeón hasta ahora intocable, el Eibar también se juega la posibilidad de alcanzar la décima plaza, que no serviría para mejorar el noveno puesto de la pasada campaña, pero sí para mitigar la escasa recompensa que ha recibido una propuesta futbolística que ha sorprendido gratamente no solo en Ipurua, sino en prácticamente todos los campos que ha visitado el equipo de Mendilibar.

Además, cuanto mejor sea el puesto final, más dinero recibirá el club en concepto de derechos televisivos y ése es un aspecto que tampoco se le escapa al de Zaldibar.

Sin embargo, las emociones también juegan un papel muy importante en un choque que inevitablemente supondrá la despedida de algunos de los que han realizado este intenso viaje.

Por eso, la alineación que presente el preparador azulgrana resulta una incógnita, porque bien podría querer premiar a los que más han incidido en este nuevo logro o bien propiciar que los aficionados eibarreses puedan rendir un pequeño tributo a algunos de los que han tenido que ver los toros desde la barrera, como Calavera o Riesgo. El debarra podría decir adiós tras cuatro temporadas.

Más