Bixente Oyarzabal: «Tenga bajas o no, el Eibar no va a cambiar su juego»

Bixente fue una referencia del Eibar en Segunda./MORQUECHO
Bixente fue una referencia del Eibar en Segunda. / MORQUECHO

El que fuera capitán y cabeza visible de los veteranos armeros, señala que «un derbi siempre es un partido especial»

J. A. Rementería
J. A. REMENTERÍAEIBAR.

Bixente Oyarzabal (Urrestilla, 54 años) fue uno de los iconos de la SD Eibar en Segunda División en los 18 años en los que los armeros se mantuvieron de manera consecutiva en esa categoría, de los cuales en once el espigado centrocampista firmaba páginas de oro en la historia del club. Fue un capitán que destacaba por su polivalencia. Además, desde este año es la cabeza visible de la Asociación de Jugadores Veteranos de la SD Eibar, además de entrenar al Cadete de Honor del Anaitasuna.

El excapitán no falta a las citas de Ipurua, es habitual verle acompañado de sus hijos en el estadio donde desarrolló el grueso de su carrera. «Es una gozada ver fútbol de Primera en Ipurua, pero aún más ver el fútbol que despliega el Eibar. Para mí esta temporada es la que mejor fútbol está haciendo desde que está en la máxima categoría. Han dado un salto de calidad, es obvio... Al tener más dinero hay más posibilidades de hacerse con jugadores con talento». Para el que fuera un peso pesado del vestuario, su Eibar está haciendo una temporada «muy buena», y añade que «con mejor fútbol en Ipurua que fuera. No podemos olvidar el 3-0 al Real Madrid. ¡En Ipurua puede caer cualquier grande!».

A juicio de Oyarzabal las marchas de Dani García y Ander Capa fueron bien cubiertas. «Se fueron jugadores que han sido muy importantes y sus ausencias resultaron compensadas con otros fichajes de nivel. Jordán, Rubén Peña, Pedro León, Diop, Orellana, Arbilla... Es un grupo de hombres de nivel que ha hecho un Eibar competitivo para dar un salto de calidad». Aquí resalta que «en la plantilla los jugadores tienen una gran calidad y encima no son egoístas». Destaca a todos, pero en especial a los delanteros, «que aquí el delantero es el primero en defender, siempre ha sido así. Los Enrich, Kike García, Charles... son atípicos, además de marcar realizan un gran esfuerzo en defender, facilitando así el trabajo al resto de líneas. También destacó el trabajo de la defensa, el de Ramis y Arbilla que empujan al equipo hacia arriba. Se nota la falta de Arbilla y se sentirá la ausencia de Ramis».

«Para mí, el Eibar este año ha desplegado el mejor fútbol desde que está en Primera»

Mañana se juega el derbi frente a la Real en Anoeta. El de Urrestilla nunca lo ha jugado «porque cuando estaba en el Eibar la Real estaba en Primera. En estos años siempre nos han dado 'pal pelo', pero pienso que esta vez puede estar igualado. Un derbi nunca sabes por dónde puede salir, es un partido especial. Lo que es obvio que la Real, que aspira a Europa, no anda fina. Tiene un punto más que nosotros y su meta es Europa, mientras que el Eibar lucha por sumar para hacerse con la permanencia matemática».

El exfutbolista azulgrana incide en que «el Eibar, tenga bajas o no, no cambiará su forma de jugar y le hará jugar a la Real como Mendilibar quiera». Las numerosas ausencias son la noticia de cara a este derbi, tanto en el Eibar como en la Real, unos en defensa y otros en ataque y centro del campo, hecho que obliga a buscar alternativas. «En el caso del Eibar el fondo de armario es más limitado. El Eibar tendrá que reciclar a jugadores, mientras que la Real cambiará pieza por pieza, esa es la diferencia. Va a ser un partido igualado, luchado y entretenido».

Los pies en el suelo

Oyarzabal está feliz con el equipo de sus amores. Se retiró del Eibar en 2000, fichó en 1989... Fueron muchos años vistiendo la camiseta y eso ha hecho que los sentimientos sean profundos. «Nadie pensaba que podríamos ser testigos de esta experiencia, estamos como en una nube. Cuando el Eibar subió a Segunda todos pensaban que ya caería, y estuvo dieciocho temporadas consecutivas. Es precioso ir a Ipurua y ver lo mejor de lo mejor del fútbol. Increíble, pero es así, es un lujo ver al Eibar en Primera. No se puede perder la ilusión, no se puede exigir más, hay que tener los pies en el suelo con un equipo de una localidad de 27.000 habitantes. A veces se corre el peligro de acomodarse y no dar valor a lo que realmente se tiene entre manos». Además de animar y estar con el equipo en el derbi, no olvida el cometido que tiene con los Veteranos, que es portar los valores de la entidad que defendió durante once años.