El Eibar lleva en Ipurua 17 partidos seguidos sin perder y muestra un poderío incontestable. / ASKASIBAR

Los armeros son incontestables en su feudo, las cifras lo revelan

Poderío. Lleva 17 encuentros seguidos sin perder en Ipurua, supera los 15 consecutivos de la 94/95 y le falta uno para igualar los 18 de la 11/12, que puede incluso superar

J. A. Rementería
J. A. REMENTERÍA

Amedida que se acerca el final de liga, y en especial la que estamos viviendo con el objetivo de subir a Primera, salen a relucir algunos números que sirven para fortalecer el colectivo. Ipurua, sin duda, es el escenario talismán a lo largo de la historia del Eibar y, cómo no, en este momento crucial también ha de serlo. El Eibar en el presente curso con 17 partidos de liga consecutivos sin perder en Ipurua tras empatar contra Las Palmas sigue mejorando su mejor marca de la historia en Segunda División A, que la superó con 16 partidos frente al Mirandés.

En Segunda División A el récord estaba en 15 partidos sin perder en Ipurua, temporada 94-95, con el técnico elgoibarrés y exdelantero armero José Mari Arakistain, aunque entonces se jugaban 38 jornadas de competición ligera. De esos 15 partidos sin perder en casa llama la atención que empató en Ipurua diez y ganó cinco. Perdió posteriormente dos, contra Rayo Vallecano y Mérida. De hecho de los 38 partidos de liga empató la mitad, 19, y solamente venció en doce encuentros. Quedó quinto en la clasificación a dos puntos de acceder a la promoción de ascenso a Primera División. Los máximos goleadores de aquella campaña en el cuadro azulgrana fueron Zamarripa y Loinaz, ambos con siete goles.

El récord actual con Manix

En Segunda B el récord son 18 partidos consecutivos de liga sin perder en Ipurua en la edición 11-12 de la liga con el eibarrés y exdelantero azulgrana Javier 'Manix' Mandiola al frente del banquillo, cuando solamente perdió en la primera jornada contra el Athletic de Bilbao B por 0-3. Incluso en la promoción de ascenso a Segunda División A no perdió en Ipurua, ya que tras caer 1-0 en Lugo empató a 0-0 en Ipurua, siendo eliminado. En Copa del Rey sí que perdió en casa, fue en una eliminatoria a partido único, siendo derrotado por la Ponferradina por 0-1 con gol del incombustible ariete Yuri. De los 18 partidos sin perder en Ipurua ganó 11 y empató en 7. Aún así fue tercero en la clasificación tras Mirandés y Ponferradina, y ambos ascendieron, mientras que Eibar y Amorebieta fueron eliminados. Ipurua tiene una fuerza especial donde el Eibar ha logrado sus éxitos. Los números revelan una trazabilidad incontestable. En la presente liga, que está en su recta final, quedan tres en el feudo eibarrés de los cinco partidos que faltan para concluir una liga muy exigente y emocionante para un Eibar que lucha por el retorno directo a Primera.