Apenas tres excepciones que confirman la regla

De los muchos jugadores que han pasado por Ipurua en estos cinco últimos años, los que ahora mismo viven un momento dulce en sus carreras se pueden contar con los dedos de una mano, ya que son apenas tres las excepciones que confirman la regla. El caso más curioso es el de Simone Verdi, que dejó el Eibar en diciembre del 2015 tras jugar solo nueve partidos y que en verano fue traspasado por el Bonolia al Nápoles de Ancelotti por 25 millones de euros. Las últimas informaciones apuntan a que Rafa Benítez lo quiere fichar para el Newcastle. También cabe mencionar al tinerfeño Ángel Rodríguez, que tras ser ignorado aquí triunfa en el Getafe, y a Didac Vila, destacado en el Espanyol.