S.D. Eibar

Las vacaciones no están reñidas con los colores

L. G.

Ahora que el frío y la nieve vuelven a tocar la puerta para muchos resulta inevitable ver con cierta envidia cómo en las Islas Canarias disfrutan de temperaturas veraniegas en pleno mes de enero. Por eso mismo, cuando se dio a conoce el calendario, algunos privilegiados ya tomaron la decisión de hacer coincidir sus vacaciones invernales con la visita del Eibar al Estadio Gran Canaria.

Solo había que esperar a que Viajes Premier organizara un desplazamiento que ya era tradición también cuando el Eibar militaba en Segunda, y en cuanto se anunció la oferta casi un centenar de eibarreses reservaron su plaza.

Llevan allí desde el día 3 y retornarán el próximo miércoles, pero entre medias no faltarán a su cita para apoyar al Eibar, porque el placer no está reñido con los colores que sienten.

Será difícil oirlos entre los más de 32.000 espectadores que se esperan en el choque que supondrá el estreno de Paco Jémez al timón de un barco que iba a la deriva.

La afición amarilla, habitualmente fiel y entregada a su equipo, prácticamente había perdido la fe y en el último duelo liguero que se disputó allí apenas se completó la mitad del aforo pese a que la UD Las Palmas llegó a igualar un 0-2 con el que el Espanyol ganaba a diez minutos del final.

Ese rayo de esperanza volvió a quedar fulminado tras la derrota ante el Getafe (2-0), que precipitó la destitución de Pako Ayestarán y el posterior fichaje del canario, cuya llegada ha devuelto la ilusión a los insulares. Ahora habrá que ver si es capaz de trasladar sus golpes de efecto dialécticos al césped.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos