S.D. Eibar

Último cartucho para prolongar la ilusión

El capitán Dani García regresa al equipo después de haberse perdido el derbi de Ipurua ante la Real por acumulación de amonestaciones. / MORQUECHO
El capitán Dani García regresa al equipo después de haberse perdido el derbi de Ipurua ante la Real por acumulación de amonestaciones. / MORQUECHO

El Eibar busca un triunfo en campo del Betis que le permita apretar la lucha por las plazas europeas

LETIZIA GÓMEZ EIBAR.

Europa es una referencia que solo será objetivo para el Eibar si el equipo armero llega al tramo final de la Liga con serias opciones para aspirar a ello. Y todo, o al menos gran parte, pasa por arrancar hoy un resultado positivo en el Benito Villamarín que le acerque a las posiciones nobles y que, de paso, frene el vuelo emprendido por los béticos en las últimas jornadas.

Por mucho que Mendilibar quiera eludir la presión de marcarse un reto tan ambicioso, lo cierto es que el cuadro eibarrés está incluido por derecho propio en una terna de aspirantes cada vez más amplia y que se comprimiría al máximo en caso de que los azulgranas fueran capaces de poner fin a su racha de cuatro partidos consecutivos sin ganar.

Cambiar esa dinámica es precisamente en lo que se va a centrar Mendilibar pese a los contratiempos en forma de lesiones y sanciones que se le han juntado ante esta trascendental cita. Sin Enrich, sin Charles y sin Diop, la propuesta ofensiva de los armeros puede verse notablemente resentida, aunque aún le siguen quedando opciones de garantías para plantarle cara a un cuadro verdiblanco crecido.

Entre ellas figura Takashi Inui, a priori uno de los grandes protagonistas del choque tras saberse que ya ha alcanzado un acuerdo para convertirse en nuevo jugador del Betis una vez que acabe su tercer y último año de contrato con el Eibar. Sin embargo, no está nada claro que el japonés vaya a jugar, no por esta circunstancia sino porque el bajo rendimiento que está ofreciendo el extremo en las últimas semanas quedó más que patente tras su mediocre actuación en el derbi ante la Real.

Su puesto lo podría ocupar el chileno Fabián Orellana, que tras recuperarse en tiempo récord de su rotura de fibras, reapareció en los últimos minutos del choque del pasado domingo y que ha tenido toda esta semana para tratar de adquirir más ritmo. También Iván Alejo está a la espera de poder volver al equipo justo una vuelta después de haberse convertido en el gran revulsivo del equipo al erigirse en el protagonista de la goleada ante los béticos. Entonces, el pucelano reaparecía tras varios meses recuperándose de una grave lesión que sufrió en la rodilla en la tercera jornada ante el Sevilla.

El que sí volverá seguro a ocupar su puesto en el centro del campo y a enfundarse el brazalete de capitán es Dani García, que confía en convertirse en la brújula que guíe al equipo hacia el ansiado triunfo que les vuelva a meter de lleno en la lucha. Junto a él se situará Escalante, toda vez que a Joan Jordán le corresponderá ejercer de enlace con la inestimable colaboración de Pedro León en la banda derecha. El sueño europeo pasa por el Benito Villamarín y los eibarreses van a quemar su último cartucho para prolongar al máximo sus ilusiones.

Agotadas las entradas

El Betis llega a un Benito Villamarín con el 'no hay billetes' colgado para refrendar una racha de tres victorias consecutivas que lo han aupado al sexto puesto y lo hace ante un rival necesitado de puntos para seguir en la pomada europea tras no ganar desde el 28 de febrero al Villarreal y haber sumado dos de los doce últimos en disputa.

Los de Setién vienen de ganar en Getafe (0-1), de situarse en puestos europeos con 46 puntos y de enlazar un nueve de nueve que el cántabro querrá completar con un póker de victorias, para lo que se encomendará al grueso de los once que le dieron la victoria en el Alfonso Pérez con la excepción de su portero titular en los treinta partidos de Liga.

El técnico cántabro también tiene que lamentar bajas importantes en su filas, en especial la del meta Adán, que se ha visto obligado a decir adiós de manera precipitada a la temporada al tener que pasar por el quirófano para solucionar sus problemas de púbis. Eso propiciará la oportunidad que Dani Giménez ha estado esperando desde que llegó al Betis hace casi cuatro años y que va a vivir ahora, justo cuando está cerca de despedirse de Sevilla.

El guardameta, que llegó al club hispalense en el verano de 2014 procedente del Alcorcón, finaliza su vinculación con los de Heliópolis el 30 de junio y, salvo sorpresa de última hora, no continuará el curso venidero. Pero, con la competencia en el puesto del canterano Pedro, va a contar con la posibilidad de ayudar al Betis sobre el césped en su lucha por los puestos europeos.

Setién tampoco no va a poder contar con Víctor Camarasa, que no ha entrado en la lista por enfermedad, mientras que sí ha incluido en ella a Rubén Castro, aunque parece que el canario va a tener que ver el inicio desde el banquillo ante el buen momento que atraviesan sus compañeros en la punta de ataque, con meción especial para Sergio León, un jugador que pretendió el Eibar en su día pero que finalmente no pudo recalar en Ipurua.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos