S.D. Eibar

«El trabajo se hizo ante el Leganés»

Los jugadores del Eibar corren para abrazar a Gálvez tras su gol ante el Leganés. / MORQUECHO

Alejandro Gálvez destaca la trascendencia de la victoria ante los pepineros

LETIZIA GÓMEZ EIBAR.

Saber elegir tus batallas es fundamental salir vivo de una lucha entre desiguales. En un campeonato en el que ya desde el inicio los grandes están demostrando sus diferencias con los pequeños, malgastar fuerzas en causas perdidas puede restar energía para combatir ante tus iguales. Con su triunfo ante el Leganés (1-0), unido al que rascó en Málaga en la primera jornada (0-1), el Eibar no solo ha sumado ante dos equipos que apuntan a rivales en la lucha por el mismo objetivo, sino que además ha impedido que ellos lo hagan.

En definitiva, y como destaca el autor del tanto que otorgó la victoria ante los pepineros, el conjunto azulgrana ha hecho su trabajo y puede plantarse con cierta tranquilidad mañana (22.00 horas) en el Camp Nou. «Habíamos enlazado dos derrotas seguidas y necesitábamos los tres puntos y recuperar sensaciones antes de afrontar un partido que sabemos que va a ser complicadísimo ente un grandísimo rival. Nuestro trabajo lo hicimos ante el Leganés y, ahora, cabeza arriba y a intentar ganar de nuevo».

Los puntos son los que te ponen o te quitan y, en este sentido, el Eibar se puede dar con un canto en los dientes por tener seis, a diferencia de Málaga y Alavés que aún no han conseguido estrenar su casillero. Con los goles y los puntos llegan también las buenas vibraciones, que poco a poco van retornando a un vestuario azulgrana que tenía el ánimo rozado después de caer en casa ante el Athletic (0-1) y de ofrecer una pírrica imagen en el Sánchez Pizjuán de Sevilla.

«No veníamos con muy buenas sensaciones de los últimos dos partidos», confiesa Alejandro Gálvez, que no pudo vivir un mejor debut de campaña. El granadino, que no había tenido la oportunidad de disputar ni un solo minuto en los tres primeros compromisos, cubrió a la perfección el hueco que había quedado tras la lesión que Ramis se había traído de Sevilla. Después de sufrir más de lo deseado en la primera mitad, nada más comenzar la segunda, el central que llegó del Werder Bremen en el verano del 2016, dibujó una jugada de tiralíneas que él mismo rubricó para apuntarse su primer gol desde que luce la camiseta azulgrana . «El año pasado no tuve la oportunidad de meter y qué mejor que cuando lo hago el equipo gane», dijo con satisfacción.

Fue prácticamente el único momento en el que se vio a ese Eibar incisivo y resolutivo que tantas alegrías deparó en el pasado ejercicio. Rematar los centros que llegan desde la banda tienen que seguir siendo el arma más poderosa de los azulgranas, aunque no será fácil repetir un nivel tan alto de efectividad, puesto que el de Inui, fue el único servicio en condiciones que el Eibar consiguió meter en el área pepinera. «Nuestra idea es llegar a banda y centrar, y así lo hicimos. La mayoría de los goles los solemos meter de esta manera. Una victoria más, muy importante al ser ante un rival directo».

Quinto gol en Primera

El certero cabezazo que superó a Cuéllar no fue ni mucho menos el primer tanto de Gálvez en la máxima categoría. Aunque su principal misión no sea la de anotar, el espigado defensa andaluz ya fue capaz de marcar dos goles en los 12 partidos que jugó con la elástica del Sporting de Gijón en la temporada 2011-12, y se apuntó otro par de dianas en la campaña 20013-04, cuando defendía el escudo del Rayo Vallecano. Tampoco se fue de Alemania sin ver puerta, ya que logró un gol en cada una de los ejercicios que disputó con el Werder Bremen.

Confía en tener la ocasión de poder ampliar esta cifra, pero sabe que una acción aislada no resulta suficiente para seducir a Mendilibar, y si no que se lo pregunten a Charles, que anotó el tanto del primer triunfo de esta temporada en La Rosaleda, pero que ha visto gran parte de los dos últimos partidos desde el banquillo. Al téncino no le tiembla el pulso a la hora de hacer cambios, pero sí se lo piensa más a la hora de mover a sus piezas básicas del once, y por ahora, Ramis y Oliveira parecen tener toda su confianza.

Más

Fotos

Vídeos