El tiempo dirá

Después de las muchas probaturas realizadas en los 100 partidos de pretemporada, llega la hora de demostrar de qué pasta está hecha el equipo

LETIZIA GÓMEZ

Han pasado 92 días desde que el Eibar escuchó el último pitido final de la pasada temporada en el Camp Nou y hoy levantará el telón de un nuevo campeonato con nocturnidad y alevosía. Han sido 92 días de escasas novedades, con cuatro salidas, un par llamativas, como la de Adrián González al Málaga o la de Florian Lejeune, que se fue a la chita callando al Newcastle, pero dejando 12 millones de euros en las arcas armeras, y otras más imaginables, como la de Antonio Luna, que sorprendió al fichar por el Levante, y Mauro Dos Santos, que ha terminado recalando en el Leganés. Las llegadas, en cambio, han sido más numerosas, con seis fichajes (Dmitovic, Paulo, Cote, Jordán, Iván Alejo y Charles) que han sido incluidos en la primera convocatoria, mientras que también se ha producido el retorno de Calavera, aunque curiosamente no ha sido incluido en la lista sin que se haya dicho que esté lesionado, lo que no significa que puede estarlo, porque las noticias al respecto suelen llegar con cuentagotas y de forma aleatoria.

Después de las muchas probaturas realizadas en los 100 partidos de pretemporada llega la hora de demostrar de qué pasta está hecha el equipo y, pese a que los amistosos veraniegos no sirven para sacar conclusiones más allá de la sorpresa que han podido causar algunos de los nuevos, no faltan los agoreros de turno. «Uff, este año lo veo crudo», repiten los abonados de por vida al pesimismo.

También hay alguno que al oir decir a Mendilibar que el único objetivo con el que parte el Eibar es la permanencia se pregunta en Twitter si el club armero no debería aspirar a miras más altas después de lo visto el año pasado.

Ni los unos ni los otros tienen argumentos de peso. Sin ni siquiera empezar la competición no se puede uno poner en lo peor, ni tampoco escudarse en la excelente campaña realizada el año pasado para marcar las metas del equipo. El tiempo pone a cada uno en su sitio.

Fotos

Vídeos