Con sensaciones, puntos y goles

Mendilibar observa el golpeo de balón de Enrich. / FÉLIX MORQUECHO
Mendilibar observa el golpeo de balón de Enrich. / FÉLIX MORQUECHO

Mendilibar no quiere que el Eibar piense que «está todo hecho», pero resalta que tras ganar y convencer «vamos con todo a Vitoria»

LETIZIA GÓMEZ EIBAR.

Después de muchas semanas de sinsabores, el Eibar ha tenido una feliz semana de trabajo. Mendilibar ha dado la bienvenida a una alegría que se extrañaba en el vestuario armero, aunque él es el primero que recuerda que «solo ha sido un partido».

Le gusta la tranquilidad, no la relajación. «No podemos pensar que todo está hecho», avisa. El peligro sigue estando ahí, pero los tres puntos han reportado mucho oxígeno. «Hemos trabajado más felices y con mucha seriedad, aunque la actitud de los jugadores siempre mejora tras una victoria así. Con alegría se trabaja mejor, pero no solo en el fútbol sino en la vida. Estamos bien pero solo ha sido un partido. El 5-0 ha venido bien para el ánimo del grupo, pero nada más», insiste.

Es consciente de que «ante el Alavés va a ser otra historia, porque su juego es totalmente diferente al del Betis», pero también porque están acuciados por la necesidad. «Vienen de un resultado y un partido muy malo en Getafe. Se ven atrás y eso pesa», subraya, no sin recordar que «nosotros no estamos mucho más arriba y todos sabemos que al final estaremos ahí peleando».

«Parecía que estábamos muertos y tras un resultado se ve la botella medio llena»

«Los puntos valen más»

Por eso, admite que «estos puntos valen más porque sumas tú y ellos no. El gol average también es importante en este compromiso», y desde luego, resta importancia a la situación que atraviesa cada equipo. «Da igual cómo llegues, cada partido es diferente». Y pese a ser consciente de que «elque gane cogerá aire», no cree «que sea una final», no al menos para el Eibar, que si logra los tres puntos sacará ocho a los vitorianos.

En cualquier caso, ha comprobado una vez más lo mucho que pueden modificar las cosas un solo triunfo. «La rachas buenas y malas se terminan. Hay equipos que parecían mucho más arriba y ganas un partido y estás a un paso. Parecía que estábamos muertos y tras un solo resultado ya se ve la botella medio llena».

Ahora hay exprimir los ánimos generados por la goleada. «Ganar 1-0 de mala forma y no jugando bien, te da los tres puntos pero no las sensaciones. Perder haciendo muchas cosas bien te da sensaciones y no puntos, pero ahora vamos con todo, aunque no debemos pensar que está todo hecho».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos