S.D. Eibar

Un esfuerzo más para un Eibar en cuadro

Mendilibar, rodeado de sus jugadores en un entrenamiento en Atxabalpe. / FÉLIX MORQUECHO
Mendilibar, rodeado de sus jugadores en un entrenamiento en Atxabalpe. / FÉLIX MORQUECHO

La irrupción de la eliminatoria copera ante el Celta sorprende a los armeros con ocho bajas en sus filas

LETIZIA GÓMEZ EIBAR.

La delicada situación que atraviesa en la Liga y la colección de bajas que se ha incrementado hasta las ocho debido a las molestias que arrastran Dani García, Escalante y Ander Capa condicionan por completo el estreno copero hoy (21.30 horas) del Eibar frente a un Celta muy remozado respecto al equipo que goleó en Ipurua hace ahora un mes.

La ausencia de los tres nuevos damnificados por la plaga de las lesiones que asolan el vestuario armero, unidos a los cinco que ya ocupan la enfermería desde hace mucho tiempo, obligarán a José Luis Mendilibar a tener que exigir un esfuerzo más a los que ya jugaron en Liga en el Bernabéu, si bien es cierto que el preparador vizcaíno ha incluido en la convocatoria a dos jugadores del filial, Julen López y Sarriegi, uno de los cuales será titular, según adelantó él mismo.

La gran novedad será el estreno de Asier Riesgo, el único de los disponibles que aún no ha disputado ni un solo minuto, y también parece probable que Rubén Peña y Bebé, tengan la oportunidad que se les está negando en las últimas semanas, especialmente en el caso del portugués.

Ni Enrich ni Kike García fueron titulares en Madrid y en condiciones normales sería el partido propicio para que ambos volvieran al equipo, pero dada la trascendencia del partido del domingo ante el Levante, es probable que el técnico reserve a alguno de ellos salvo que sea estrictamente necesario.

Tradicionalmente, la Copa tiene una gran capacidad para generar ilusión, como se pudo comprobar el año pasado después de que el equipo llegara a los cuartos por primera vez en su historia, pero el mal arranque liguero tiene a la afición armera más preocupada por la supervivencia del club en la máxima categoría que por vivir alegrías en una competición que no da de comer.

Otra de las virtudes de este torneo es que suele resultar muy útil para dar opciones a aquellos que no las disfrutan en la competición doméstica, pero con un currículum médico que lleva lastrando al Eibar desde antes de empezar, no hay ni siquiera jugadores para rotar. Lo mejor que se puede pedir es que este partido no merme aún más sus fuerzas antes de recibir a los valencianos, aunque lógicamente, los eibarreses pelearán por un triunfo que siga reforzando su confianza.

Un Celta diferente

El Celta no está pasando tantos apuros ligueros, pero Juan Carlos Unzué ya ha anunciado que, como él sí puede, revolucionará su once titular en el inicio de una competición que su equipo retoma con ambición después de alcanzar las semifinales en sus últimas dos participaciones.

Necesitada de alegrías tras los devastadores incendios que llegaron incluso a la misma ciudad de Vigo, la afición celtiña reclama a los suyos dar un paso en firme para avanzar a la siguiente ronda.

Unzué quiere a toda la plantilla enchufada y dará minutos a los menos habituales en Liga. Jugadores como Hjulsager o Guidetti podrían estrenarse en el once este curso, mientras que el serbio Radoja también apunta a la titularidad tras superar la lesión de rodilla. La gran duda reside en el lateral derecho, pues se prevé que el capitán Hugo Mallo tenga descanso después de reaparecer ante el Atlético.

Con Pione Sisto fuera de la convocatoria, Unzué también podría dar descanso a Aspas y Maxi Gómez, por lo que alinearía un ataque inédito con Hjulsager, Emre Mor y Guidetti.

Más

Fotos

Vídeos