S.D. Eibar

Mel no quiere que los suyos aflojen el acelerador

L. G. EIBAR

El entrenador del Deportivo, Pepe Mel, ha conseguido llegar a Ipurua sin la soga que pendía sobre su cuello hasta que Andone dio el triunfo a los gallegos frente al Getafe a solo tres minutos del final. Salvar ese primer 'match ball' le ha hecho ganar tiempo, pero es consciente de que un resultado negativo en Ipurua le puede reportar un nuevo ultimátum y sabe también que el Eibar no está regisnado ni mucho menos. De hecho, asegura que el feudo armero no es precisamente el lugar más idóneo para sentirse cómodo. «Sabemos las virtudes del rival. Aprieta mucho, en su casa es muy fuerte. A balón parado va bien. No es el mejor sitio para ir tranquilos».

Por eso mismo, advierte de la necesidad de que los suyos no dejen de pisar el acelerador en ningún momento. «Si vamos con una marcha menos o con un ritmo menor, no tenemos nada que hacer», dejó patente el madrileño.

La situación actual, a nivel de tranquilidad, «no tiene absolutamente nada que ver» a la que se vivió en los días anteriores al encuentro ante el Getafe, pero quiere que la intensidad sea igual de alta en el campo. «Si tener una semana tensionada significa que luego el domingo hacemos un partido como el del otro día, bienvenido sea. Tenemos que exigirnos nosotros», reclamó.

El madrileño salvó su puesto con la victoria ante el Getafe, pero es consciente de que «los entrenadores vivimos de los resultados». «El último fue bueno pero hay que seguir sumando, escalando posiciones y haciendo las cosas bien.Lo que me preocupa es en lo que puedo incidir yo».

Fotos

Vídeos