S. D. Eibar

El punto de partida para la recuperación

Charles dedica a la grada su gol al Levante. / MORQUECHO
Charles dedica a la grada su gol al Levante. / MORQUECHO

El Eibar se aferra con fuerza a los claros signos de mejora mostrados ante el Levante pese a ceder un nuevo empate en Ipurua

LETIZIA GÓMEZ EIBAR.

El Eibar acumula seis jornadas ligueras consecutivas y la ida de los dieciseisavos de final de la Copa ante el Celta sin un triunfo que llevarse a la boca, pero en lugar de hundirse en sus miserias, el equipo armero se afana en demostrar que además de amor propio también tiene mimbres para revertir su delicada situación.

Son ya diez los puntos que han volado esta temporada en los cinco partidos disputados en Ipurua, pero aun siendo conscientes de que es un saldo que pone en serio riesgo la consecución de su objetivo, en la entidad azulgrana están convencidos de que la reacción experimentada ante el Levante debe ser el punto de partida para certificar su reacción.

El cuerpo técnico admite que los riesgos asumidos ante los granotas, con una defensa poblada, pero muy adelantada y con dos carrileros más afanados en atacar que en defender, propiciaron nuevos errores de bulto que se tradujeron en dos tantos recibidos en solo dos minutos. Sin embargo, Mendilibar valora de forma muy positiva no solo la orgullosa reacción de los suyos en la segunda mitad, sino sobre todo el criterio exhibido para salvar un punto.

El Eibar no se lanzó a tumba abierta como un pollo sin cabeza. Armado de paciencia, moviendo el balón desde atrás bajo la batuta de un Arbilla inconmensurable, animado por el ímpetu de Inui (más incisivo en su nuevo papel de mediapunta), las acertadas decisiones de un Juncà que no deja de reivindicarse y el oportunismo de un Charles que sabe dónde se debe colocar en el área, la escuadra eibarresa logró rescatar un punto que casi supo a victoria.

Esa entereza para mover el balón sin caer preso de la desesperación y el pundonor para no rendirse cuando todo parecía perdido son virtudes que este vestuario va a tener que explotar al máximo en una campaña que ya empezó torcida debido a las ya incontables lesiones sufridas.

Sin la presencia de varios de los jugadores que propiciaron que el Eibar firmara la mejor temporada de su historia en el pasado ejercicio, la responsabilidad de tener que luchar por una permanencia que se antoja muy cara recae en un plantel con muchas caras nuevas y otras que el año pasado apenas contaban, y que día sí y día también se ve mermado por nuevos contratiempos físicos.

El referente

Y pese a todo, los signos de mejora siguen llegando. Puede que a cuentagotas, pero cuando se está hundido en el lodo, cualquier clavo ardiendo al que agarrarse es bienvenido para tratar de salir del pozo. Y la segunda parte ante el Levante es el referente a seguir. Con el balón en su poder, el Eibar supo encerrar atrás a su rival, llegar al área con facilidad y, finalmente, lograr marcar en dos ocasiones en un mismo partido, algo que no había ocurrido en los nueve anteriores partidos.

Con estos nuevos ingredientes, el Eibar acudirá a Anoeta cargado de renovadas ilusiones.

Más

Fotos

Vídeos