S.D. Eibar

La puerta hacia el objetivo se esconde en Ipurua

Lombán ante Jordán, en Atxabalpe. / FÉLIX MORQUECHO

El calendario que viene ofrece al S.D. Eibar oportunidades para salir del bache. Le esperan siete partidos en casa, casi todos ante rivales teóricamente directos, y cinco a domicilio de aquí al final de la primera vuelta

LETIZIA GÓMEZ EIBAR

. La lluvia de goles sufrida en las tres últimas citas ha teñido de gris el cielo del Eibar, pero con todo el resto del campeonato aún por disputar asoman ciertos rayos de luz que deben servir para tratar de desprenderse de esta especie de astenia otoñal que sufre el equipo y, en consecuencia, también su afición. Con solo siete partidos disputados y seis puntos en su casillero, ha habido tiempo para analizar los motivos que provocan la inquietud por el futuro, aunque también es preciso destacar las razones que existen para aferrarse a la esperanza.

La mayoría de los jugadores que están bajo la batuta de José Luis Mendilibar ya demostraron de lo que son capaces de conseguir en el pasado ejercicio y solo cabe esperar que recuperen la confianza para que vuelvan a ser los que fueron. Para ello será fundamental recuperar la solidez que siempre han exhibido en Ipurua, donde está escondida la llave que puede resolver muchos de los problemas que acucian a los eibarreses.

Rivales más asequibles

Y es que de los 12 partidos que le restan por jugar de aquí a que se llegue al final de la primera vuelta, el Eibar tendrá que solventar siete de ellos ante su público, que no dudará en volcarse en ayudar al equipo a salir de la complicada situación que atraviesa.

Después de un duro inicio de campaña en el que los azulgranas han ganado a Málaga y Leganés, dos rivales directos, y han caído ante cuatro equipos que participan en competiciones europeas (Athletic, Sevilla, Barcelona y Villarreal), y frente a un Celta que el año pasado llegó a disputar la semifinal de la Europa League, el calendario le seguirá planteando notables dificultades durante el mes de octubre, especialmente lejos de Ipurua, ya que sus dos siguientes visitas serán al Santiago Bernabéu y Anoeta.

Sin embargo, los dos próximos duelos en casa frente al Deportivo este mismo domingo (12.00 horas) y Levante, en el último fin de semana del mes, son dos trenes que los de Ipurua no pueden dejar escapar si no quieren ver cómo la soga le aprieta el cuello durante todo el resto del campeonato.

Pero es que además de estos dos compromisos ante rivales que sobre el papel lucharán con el Eibar para no perder la categoría, al equipo de Mendilibar aún le restarán otras cinco citas más ante su público, unas más turbadoras que otras. Así, los siguientes en pasar por aquí serán Betis (19 noviembre), Espanyol (6 diciembre), Valencia (17 diciembre), Girona (20 diciembre) y Atlético de Madrid, que supondrá el cierre de la primera vuelta el próximo 14 de enero. Aunque no hay partido fácil en esta categoría, no cabe duda de que la escuadra eibarresa tendrá buenas oportunidades para ir engordando su casillero de puntos.

Campos para puntuar fuera

En cualquier caso, no puede quedar solo a expensas de lo que pesque en casa y el calendario le ofrece resquicios para afrontar con optimismo sus desplazamientos. Es obvio que las visitas que debe realizar al Real Madrid el próximo 22 de octubre y al feudo de la Real Sociedad a primeros de noviembre representan un reto de máxima dificultad, pero después le quedarán por solventar choques en los estadios del Alavés (26 de noviembre), Getafe (10 diciembre), y la U.D. Las Palmas (7 enero), donde puntuar e incluso ganar no sería ninguna sorpresa para el equipo.

Fotos

Vídeos