S.D. Eibar

Mucha pólvora ofensiva

Pello Osoro, Odei Jainaga y Malen Ruiz de Azua realizan el saque de honor antes del partido./MORQUECHO
Pello Osoro, Odei Jainaga y Malen Ruiz de Azua realizan el saque de honor antes del partido. / MORQUECHO

Pedro León y Orellana hicieron jugar al equipo y ambos mostraron sus dosis de calidad para firmar una brillante victoria

J.A. REMENTERÍALA CONTRACRÓNICA

El Eibar sumó ante el Villarreal una gran victorias. El juego fue convincente ante un rival que se vio maniatado, aunque gozó de alguna que otra ocasión que fue desbaratada por Dmitrovic. El serbio volvió a ser clave en jugadas puntuales. El Eibar suma treinta y ocho puntos y escala en la tabla. Se habla de Europa pero su objetivo prioritario es pasar de los cuarenta y tener los pies en el suelo. El Villarreal se presentaba en Ipurua con el foco fijado en la competición europea al mismo tiempo considerando al Eibar rival directo en su lucha por el preciado botín de una plaza continental. Para el 'submarino amarillo' su visita tenía la suficiente trascendencia para no salir derrotado. Si los hombres de Javier Calleja proyectaban tintes de final, porque así un triunfo les permitiría dejar a una buena distancia a los equipos perseguidores, el Eibar buscaba romper una racha de dos partidos consecutivos sin puntuar y sin marcar gol. Ampliando el prisma, en las tres últimas jornadas solo ha marcado un tanto y ha exhibido un claro desatino de cara al marco contrario. Ayer era una oportunidad para reencontrarse ante uno de los conjuntos considerado 'de los grandes'. Mendilibar tomó sus medidas para salir al paso de una semana de tres partidos, que empezó el pasado sábado en Balaídos ante el Celta, con mal sabor de boca. Se mantuvo firme en su idea de rotar, no estaba dispuesto a una acumulación excesiva en el esfuerzo de sus jugadores dado que pasado mañana deben afrontar otro duelo en Riazor contra el Deportivo. Salió Ramis en la titularidad y fue un valladar. Otra vez el veterano defensa dio una lección de su experiencia e incluso arrancó aplausos a la afición. En las bandas jugaron, en la derecha Pedro León, titular, y Orellana en la izquierda. Ambos mostraron sus dotes futbolísticas, brillantes en sus acciones, hicieron jugar al equipo y también exhibieron hambre de gol. Fueron protagonistas en los mejores momentos del Eibar, bien acompañados por la guardia pretoriana formada por Kike García y Charles.

El Villarreal estuvo frenado en el centro del campo, donde Dani García y Escalante mantuvieron su hegemonía. Quizá donde se flojeó fue en los laterales con Capa y Juncá disociados, con problemas para contrarrestar a sus pares, faltos de contundencia y rigor táctico. El cuadro castellonense buscó el empate, pero el Eibar le respondió con acierto. Rubén Peña suplió a Capa para dar más empaque a la banda derecha. No varió de sistema el banquillo azulgrana. Eesta vez Jordán, que suplió a Charles, acompañó en punta a Kike García. Tres puntos que sirvieron para reencontrarse con el gol y la victoria, y rearmarse de confianza para el siguiente duelo en Riazor. El Eibar minimizó al Villarreal, jugó con el poso de un equipo sobrio, efectivo y poniendo firme toda su maquinaria. Una de las lecturas a destacar es que su fondo de armario tiene margen. Regresar de A Coruña con un buen resultado sería excelente, antesala para recibir el sábado 10 al Real Madrid. El Villarreal es otro de los 'grandes' que ha caído en Ipurua, una señal inequívoca de una gran temporada.

Noticias relacionadas

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos