SD Eibar

Polémica por el trato a los aficionados del Deportivo en Ipurua

Aficionados del Eibar en Ipurua en el partido ante el Deportivo/DV
Aficionados del Eibar en Ipurua en el partido ante el Deportivo / DV

Los gallegos acusan a la Seguridad de Ipurua de «cacheos desmesurados» y el Eibar asegura que se «requisaron bengalas»

L. G.

El Eibar se ha visto envuelto en una polémica debido a las quejas emitidas por los aficionados del Deportivo por un supuesto exceso de celo del personal de seguridad de Ipurua, a cargo de la empresa Prosetecnisa. El Deportivo emitió ayer un comunicado en el que se asegura que «el Oficial de Enlace con la Afición del Real Club Deportivo confirma y denuncia la realización de cacheos desmesurados, la poca predisposición a la solución del problema, las incidencias manifestadas por los aficionados y la escasez de recursos humanos para atender la puerta visitante de Ipurua, lo que creó un retraso de casi media hora para acceder».

El Eibar emitió ayer otro comunicado en el que explica que «se adoptaron medidas excepcionales de Seguridad debido a la presencia de aficionados de Riazor Blues en las inmediaciones del estadio». Varios de estos aficionados, que «lanzaron bengalas» y cuyo grupo tiene una orden expresa para ceder a los estadios, fueron identificados por la Ertzainza. «Algunos de ellos portaban armas blancas». «Estos aficionados de Riazor Blues -a quienes requisaron bengalas- tenían entradas suministradas por el RC Deportivo (...) y estaban junto con otros aficionados deportivistas, por lo que Seguridad planteó la conveniencia de llevar a cabo cacheos exhaustivos», añade el Eibar, que recuerda que las entradas visitantes deben estar identificadas con el DNI, y que el listado facilitado por el Deportivo no coincidía «en un porcentaje grande de casos».

Por su parte, Miguel Ángel Novoa, auxiliar de servicios de Bilur, firma responsable del control de acceso a los tornos, fue testigo directo de lo ocurrido y señaló a DV que «sí había miembos de peñas del Deportivo con bengalas fuera del campo», pero añade que «la Seguridad de Ipurua trató a todos igual de mal» fueran radicales o aficionados «y, debido a los cacheos, se produjeron momentos de gran tensión». De hecho, asegura que un seguidor arrojó una valla amarilla hacia los tornos desde donde estaba aparcado el autobús de los gallegos y «si hubiera acertado, estaríamos hablando de una tragedia».

Fotos

Vídeos