S.D.Eibar

Los plazos legales dificultan la celebración de la Junta en julio

Amaia Gorostiza se dirige a los accionistas en una Junta. / MORQUECHO
Amaia Gorostiza se dirige a los accionistas en una Junta. / MORQUECHO

El Eibar baraja la posibilidad de aplazarla a septiembre debido al retraso de diversos trámites burocráticos

Letizia Gómez
LETIZIA GÓMEZ EIBAR.

La pretensión del Eibar de dejar resuelta antes del período vacacional la decisión sobre la ubicación de su futura ciudad deportiva se está complicando por momentos. Dado que la normativa vigente establece que la convocatoria de la Junta Extraordinaria en la que se someterá a votación de los accionistas este ambiciosos proyecto debe realizarse con 30 días de antelación, el club se está quedando sin margen de maniobra para poder celebrarla antes de agosto, por lo que, aunque están dispuestos a agotar los plazos, en la entidad reconocen con pesar que el retraso de una serie de trámites burocráticos pueden obligarles a aplazarla a septiembre.

El Eibar insiste en que tiene resueltos todos los deberes que estaban en su mano concretar en lo referente a los preacuerdos con los propietarios de los terrenos seleccionados como posibles ubicaciones, y tal y como afirmó la presidenta en una entrevista concedida a este medio hace escasos días, también tenían preparado todo el proceso telemático para que los cerca de 10.000 accionistas del club pudieran ejercer su derecho a voto desde cualquier punto del mundo.

De hecho, el club, que ya tuvo que resignarse a despedirse de sus intenciones de convocar a sus accionistas para primavera como previamente había anunciado Amaia Gorostiza, barajaba la posibilidad de llevar a cabo la asamblea el próximo 19 de julio, e incluso se había cursado ya la reserva del Coliseo para varios días de esa misma semana. Sin embargo, para poder ajustarse a los términos legales, el anuncio de la celebración de la Junta tendría que haber salido ya publicado en la web oficial y este hecho no se ha producido.

Aún le quedaría la opción de apurar hasta la última semana del próximo mes, aunque en este caso los plazos aún son más ajustados. No hay que olvidar que está de por medio el día de Santiago, el 25 de julio, y que para muchos marca el inicio de las vacaciones veraniegas, de modo que se antoja complicado cuadrar las fechas para que los accionistas puedan expresar sus preferencias en la votación que decidirá el destino de la inversión más importante que afronta la entidad.

Explicar los proyectos

De esta forma, los gestores azulgranas dispondrán de más tiempo para preparar las jornadas informativas que pretenden realizar para que todos los accionistas interesados conozcan a fondo todos los detalles referentes a los dos proyectos finalistas. Así, tendrán la opción de comprobar las posibilidades que ofrece el emplazamiento situado en el alto de Areitio, en el término municipal de Mallabia, donde sí hay metros cuadrados suficientees para edificar los cuatro campos que los técnicos del club insisten en que se precisan para adapatarse a las necesidades del primer equipo y los 12 equipos que componen el fútbol base, y también tendrán la ocasión de comprobar las posibilidades que ofrece el solar seleccionado en polígono de Azitain,donde solo hay espacio para ubicar tres campos.

El club también tiene previsto dar a conocer los planes que tenía previstos para edificar sus nuevas instalaciones en la zona alta de Matsaria, una tercera opción que tuvo que ser descartada pese a que el terreno que sí se ajustaba las exigencias del club, debido a cuestiones legales imposibles de solventar.

Pese a que sí se han solventado la mayor parte de los problemas para cerrar precontratos con los propietarios de los terrenos en cuestión, quedan por cerrar flecos administrativos que se han retrasado más de lo previsto, por lo que el Eibar parece abocado a tener que aplazar la decisión que, sin duda, marcará un antes y un después en la historia del club.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos