Pierde comba respecto a las plazas europeas, pero se mantiene firme en ilusión

L. G. EIBAR.

Seguir a tiro de Europa dependía de que el Eibar fuera capaz de ganar o al menos puntuar ante el Barcelona, y al no conseguirlo, se ha visto obligado a ceder terreno no solo ante los que le preceden en la tabla, sino también respecto a los que le persiguen.

Estaba avisado y no ha supuesto un retroceso en su camino hacia las alturas, ya que pese a que los puntos volaron de Ipurua, los de Mendilibar se dieron un baño de autoestima por haber tuteado y hasta desafiado al Barcelona.

Los armeros saltaron al campo con la presión añadida de saber que el Sevilla había ganado, aunque fuera con apuros y polémica a la UD Las Palmas (1-2) en Gran Canaria.

La tensión de la competición se va dejando notar y, pese a que es estas fases cuando los más fuertes suelen imponer su potencial, en el Eibar se reconfortan al pensar que la calidad de su juego ha subido muchos enteros. El duelo del sábado (13.00 h.) en Balaídos ante un Celta que hoy visita al Getafe, puede marcar la tendencia de los próximos meses.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos