S.D. Eibar

Pendientes de las necesidades y de los movimientos del mercado

La plantilla armera sigue trabajando a pleno rendimiento en su afán de estar en condiciones para sorprender en Málaga. / M. ASKASIBAR

El Eibar consume los últimos días de pretemporada antes de preparar el primer choque liguero en Málaga

J.A. REMENTERIA EIBAR.

La plantilla sigue trabajando para consumar su planificación de pretemporada. Esta semana concluye este período y, a partir de ahí, se inicia la preparación del primer choque liguero ante el Málaga el 21 de agosto, lunes, a las 22.00 horas. Mendilibar y sus hombres agotan sus días de puesta a punto. Por ejemplo, la próxima semana no habrá doble sesión, la actividad será la prevista en una semana de competición. Mientras se acerca LaLiga, el Eibar continúa trabajando en hacerse con un central en medio de informaciones de salidas. El futuro de Nano y Juncá no se sabe si va a estar firmemente en el Eibar, ya que este es un tema que cuenta con muchas incógnitas y solo cabe esperar a los acontecimientos. Mientras, en las últimas horas, ha salido una información que atañe a Rubén Peña apuntando a que el Leganés podría ser su destino.

El equipo pepinero se plantea la opción de repescar a Rubén Peña, es una alternativa sin estar descartada del todo. Peña firmó por el Eibar el pasado verano y desde entonces ha sido uno de los comodines de Mendilibar, pero no ha tenido mucho protagonismo. El jugador vería con muy buenos ojos la posibilidad de regresar a Leganés, donde le ofrecen doblar los minutos que actualmente tiene en un Eibar donde apenas tiene minutos. Pero todo esto no deja de ser más que una conjetura con mucha porosidad.

El actual contexto está condicionado por una serie de movimientos concatenados unos con otros. Si realmente se marchara Nano, siempre cedido por el Eibar, Rubén Peña, que es un jugador multidisciplinar, sería una pieza a no desprenderse, dado que es un hombre que puede ser empleado en varias posiciones. Se antoja inviable que el abulense cambie de aires. Según ha podido saber DV, el Eibar no está dispuesto a menguar ni en su número ni en su potencial, al menos en el caso de Rubén Peña. Realmente, la auténtica necesidad del Eibar, como la de otros muchos equipos de Primera, es hacerse con un central. La dirección técnica otea el mercado extranjero, busca un elemento que satisfaga sus exigencias que, de momento, se presentan complicadas.

En el caso hipotético que no pudiera conseguirlo, quedaría la alternativa de Arbilla o bien, como caso último, la incorporación de Elgezabal al primer equipo. La solución Arbilla no es ni descabellada ni desconocida, porque ya está habituado, ocasionalmente, a jugar en esa demarcación. Son márgenes de maniobra que no merman el potencial, aunque la conveniencia de un central específico está en el primer puesto en el ránking de preferencias de los técnicos. Quedan días, hay que esperar.

Fotos

Vídeos