S.D. Eibar

La pegada suple la falta de ingenio

Mendilibar da instrucciones durante el entrenamiento de ayer del Eibar. / MORQUECHO
Mendilibar da instrucciones durante el entrenamiento de ayer del Eibar. / MORQUECHO

El acierto de Gálvez en la única pincelada del Eibar compensa la carencia de creatividad que sufre el cuadro armero en este inicio liguero

LETIZIA GÓMEZ EIBAR.

Cerrar la cuarta jornada liguera con seis puntos ya fijos en el casillero después de haber ganado a Málaga (0-1) y Leganés (1-0) y habiendo perdido ante Athletic (0-1) y Sevilla (3-0), dos de los equipos nobles de la categoría, es como para darse con un canto en los dientes. El Eibar puede no estar mostrándose lo radiante y resolutivo que lucía en los inicios de las temporadas precedentes, pero compite con fe ciega en busca del triunfo y ante el Leganés le bastó con un zarpazo para conseguirlo.

La acción del gol que Gálvez rubricó con un certero cabezazo fue en la única en la que el Eibar mostró su verdadera personalidad. Fue el único momento en el que se ejecutó a la perfección el plan habitual, robo o recuperación, apertura a banda y remate en el corazón del área tras el centro desde los flancos.

Una ocasión, un gol. Cien por cien de efectividad, que demuestra que la escuadra azulgrana sabe adaptarse a las circunstancias y suplir con la pegada la falta de ingenio y creatividad con la que ha arrancado el campeonato.

No es fácil asumir que el segundo máximo anotador del pasado campeonato, el principal encargado de regalar centros y asistencias esté viendo los partidos desde la grada mientras se recupera de su lesión. Tampoco es sencillo aceptar sin lamentarse que Iván Alejo, el candidato a ser la competencia directa de Pedro León, también tenga que estar apartado de los terrenos de juego durante al menos las próximas ocho semanas. Y sigue siendo doloroso que Yoel y Fran Rico no tengan fecha prevista para reaparecer. Pese a ello, el Eibar ya suma seis puntos.

Adaptación al medio

El juego del equipo sigue sin convencer y así lo reconoció el propio José Luis Mendilibar al término del choque ante los pepineros, pero saber defender una renta exigua cuando la situación lo requiere es básico para sobrevivir en una categoría que esta temporada parece que va a exigir mucho temple para controlar los nervios.

Hay casi una coincidencia plena a la hora de afirmar que la pelea por evitar el descenso va a ser desgarradora. De ahí que todos los azulgranas sin excepción destacaran la trascendencia de los tres puntos conseguidos. Si ya se antoja difícil sumar fuera de casa, este año se anuncia también una lucha sin cuartel en Ipurua. El Leganés quiso edificar un muro para saltar sobre los armeros y se cayeron en el hueco, pero no es más que el preludio de lo mucho que va a tocar padecer esta temporada.

Más

Fotos

Vídeos