S. D. Eibar

Un parón con la moral por las nubes

Los jugadores azulgranas Kike García y Bebé, en un entrenamiento del Eibar en Atxabalpe./MORQUECHO
Los jugadores azulgranas Kike García y Bebé, en un entrenamiento del Eibar en Atxabalpe. / MORQUECHO

El Eibar disfruta de sus vacaciones navideñas en la mejor posición de la temporada, con Europa a tiro de piedra y el descenso lejos de ser un peligro real

LETIZIA GÓMEZEIBAR.

El Eibar se ha plantado en el largo parón navideño subido en una nube de la que no se quiere caer cuando 2018 haga su triunfal entrada. Nadie, ni siquiera el líder supremo de la categoría, ha conseguido acumular tantos puntos como el cuadro armero en las seis últimas jornadas, enlazando una excelente dinámica de juego y resultados que han elevado su motivación a máximos históricos y han transformado los apuros sufridos hasta hace solo mes y medio en un recuerdo del pasado.

Nadie en la localidad armera olvida que el club azulgrana sufrió un descenso que después no se consumó tras haber protagonizado una primera vuelta brillante a la que llegó con 27 puntos, tres más que los que campean ahora en su casillero. Aquella lección quedó grabada a fuego y aquí nadie vende la piel del oso antes de cazarlo, pero la solvencia de los cinco triunfos logrados en los seis últimos partidos, la mayoría de ellos ante rivales llamados a luchar por no bajar, evidencian que los cimientos del plantel que dirige José Luis Mendilibar están bien asentados en la categoría.

Sumar 16 puntos de 18 posibles es un logro habitualmente solo al alcance de los grandes y el Eibar los ha conseguido. El Atlético de Madrid era el único que aguantaba su estela, pero con menor efectividad que los armeros, aunque la derrota de los colchoneros en Cornellá ante el Espanyol ha certificado que los azulgranas han sido los más fuertes y los más resolutivos en esta recta final de año.

El Eibar ha sido el equipo más fuerte y más resolutivo de la categoría en la recta final del año

Para cuando se retome la competición Mendilibar ya podrá contar con Orellana y Pape Diop

De tocar fondo en Anoeta el pasado 5 de noviembre, los de Ipurua han pasado de ocupar la decimoséptima plaza con ocho famélicos puntos, seis pírricos goles en su casillero anotados y nada menos que 25 tantos en contra, a tocar las puertas del viejo continente con 24 puntos que ya no se los quita nadie, habiendo marcado 16 goles más, por solo cuatro tantos más encajados.

Igualar la mejor puntuación

Los que soñaban con incluir al Eibar en las posiciones de descenso se encuentran a nueve puntos de distancia con el golaverage provisional en contra respecto a los azulgranas, viendo impasibles cómo se han plantado en la séptima posición a solo tres puntos del Villarreal, que cierra la terna de candidatos a competir en Europa.

Hasta el Real Madrid, con solo siete puntos más que los eibarreses, está más cerca que el Deportivo de la Coruña, que cerrará el año siendo el tercero por la cola.

Y aún quedan dos partidos más para tratar de mejorar todas esas estadísticas e incluso igualar los 30 puntos que Mendilibar firmó en la primera vuelta de su estreno como técnico armero en la campaña 2015-16.

Para lograrlo, tendría que venirse con un triunfo de su visita al Las Palmas el próximo 6 de enero en la primera jornada de 2018, y el más difícil todavía, también debería superar al Atlético de Madrid el siguiente sábado, 13 de enero (18.30 horas), en Ipurua.

Para entonces, el de Zaldibar podrá tener ya a su disposición a los dos refuerzos que se han concretado hasta la fecha. Fabián Orellana ocupará la ficha que quedaba vacante en la plantilla, mientras que el club tendrá que sacrificar la licencia de alguno de los restantes 24 jugadores para poder inscribir al recién incorporado Pape Diop.

Solo cabe esperar que este largo parón navideño no corte en seco las nuevas aspiraciones que el Eibar se ha ganado tras una reacción para aplaudir que le ha sacado de todas las quinielas de los candidatos al descenso de categoría

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos