SD Eibar

La palabra incumplida de Inui, la carta de perdón por Jovanovic y el adiós de Juncà

Garagarza,en plena rueda de prensa./MORQUECHO
Garagarza,en plena rueda de prensa. / MORQUECHO

Garagarza repasó varias cuestiones en su comparecencia

LETIZIA GÓMEZ

En el repaso al ejercicio realizado por el mutrikuarra Fran Garagarza también se abordaron nombres propios que salieron a la palestra, como los de Vukasin Jovanovic, Takashi Inui, o David Juncà, el último en despedirse. Mostró especiales ganas de hablar de lo ocurrido con el japonés, que según explicó, literalmente plantó al Eibar cuando ya había dado su conformidad a su renovación.

El inicio del relato de los acontecimientos se remonta al pasado 29 de octubre, día en el que «empezamos las negociaciones para renovarle» y «el 4 de enero estábamos a la espera de la respuesta». Más de un mes después, el 17 de febrero, antes del encuentro entre el Eibar y el Barcelona, «nos reunimos con sus agentes y entonces nos dijeron que el planteamiento para ampliar su contrato les parecía bien».

El director deportivo del club eibarrés confesó que «al día siguiente cancelé un viaje porque íbamos a firmar el contrato», pero cuando ya tenía los papeles en la mano «nos dijeron que querían esperar». El Eibar comenzó a temer lo peor, pero aún seguía confiando en la palabra del nipón. «Inui nos había dicho tanto a nosotros como a varios jugadores que iba a renovar, pero al poco nos comunicó que quería buscar nuevos retos. Seguro que pudimos hacer algo más, pero teníamos el OK verbal del jugador», recalcó.

«Amenaza de salida»

También explicó con todo lujo de detalles lo ocurrido con Vukasin Jovanovic. Según declaró, su fichaje se produjo porque «detectamos una amenaza» de salida de central cuyo nombre no reveló, y «el Girondins nos ofreció la posibilidad de cedernos a un jugador que hasta entonces estaba jugando pero que con Poyet no tendría sitio».

El serbio no se adaptó, no cuajó y su desilusión le condujo a irse sin haber jugado ningún minuto, motivo por el cual el Eibar ha remitido una carta de disculpa al club francés, con el que sigue habiendo una buena relación, aunque no han podido aceptar su invitación a disputar un amistoso veraniego por cuestión de agenda. «Estoy jodido», confesó Garagarza, pero «es fútbol y no se puede decir nada a nadie».

También se refirió a la marcha de Juncà, sobre el que el Eibar ha considerado que «por calidad-precio» no salía a cuenta teniendo a Cote con más minutos. Garagarza dejó claro en cualquier caso que el jugador tampoco «quería seguir», porque prefería afrontar el reto que le ofrecían otros clubes. El gerundense ha permanecido en el Eibar las dos últimas temporadas.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos