SD Eibar

El concurso de Orellana en Valencia, en el aire

Orellana golpea un balón en Atxabalpe. / MORQUECHO
Orellana golpea un balón en Atxabalpe. / MORQUECHO

Tras admitir que sí existe la 'cláusula del miedo', el Eibar trata de ejercer su compra obligatoria antes del domingo para que pueda jugar en Mestalla

LETIZIA GÓMEZ

A falta de cuatro días para el partido ante el Valencia, José Luis Mendilibar aún no sabe si podrá contar con Fabián Orellana. Aunque en principio en el club no tenían muy claro que en el acuerdo de cesión que firmaron con la entidad che existiera la conocida como 'cláusula del miedo' que impediría al chileno enfrentarse al que todavía sigue siendo su club, finalmente han admitido que sí se incluyó en el contrato y, por eso mismo, se han acelerado las gestiones para ejercer la compra obligatoria del jugador antes del domingo a fin de que pueda ser alineado en Mestalla.

Fran Garagarza, que nunca mencionó esta cuestión durante la presentación del jugador, ya se ha puesto manos a la obra para tratar de convencer al Valencia de que la adquisición del futbolista se haga efectiva en los próximos días y no sea necesario esperar hasta el final de temporada para certificar la permanencia oficial de los armeros, tal y como se acordó en noviembre.

Entonces, el Eibar abonó 400.000 euros por la cesión del chileno para la segunda vuelta de la competición y se comprometió a ejercer su compra de manera obligatoria por una cantidad cercana a los dos millones de euros en caso de que la entidad azulgrana lograra la salvación.

La cuestión aún sin respuesta es saber si el club che accederá a la pretensión del Eibar de hacerse en propiedad con el jugador antes de que se dispute el partido o si, por el contrario, ralentiza la operación para impedir que Orellana pueda participar en un partido en el que el Valencia busca asegurarse su clasificación para la próxima edición de la Liga de Campeones.

Si finalmente los valencianos impiden que la compra se realice antes del partido, al Eibar le quedaría la opción de anular la 'cláusula del miedo' pasando por caja y abonando una cantidad que no se ha dado a conocer, pero que por norma general suele ser elevada.

Un precedente ruinoso

Sin embargo, es una posibilidad que en el club armero ni siquiera contemplan, porque no hay urgencia alguna que lo requiera y porque el único precedente que existe en este sentido resultó ser ruinoso. Y es que cuando el Eibar agonizaba en su lucha por no perder la categoría en su primer año en Primera, la entidad azulgrana pagó al Sevilla los 50.000 euros estipulados en el contrato de cesión del delantero Manu del Moral para que pudiese actuar frente a los hispalenses a solo cuatro jornadas para el final de la Liga.

El jienense, que ya se había perdido el partido de la primera vuelta que terminó con empate a cero en el Sánchez Pizjuán, se había convertido en una pieza fundamental para Gaizka Garitano, que rogó que se hiciera un esfuerzo para que el atacante andaluz pudiera jugar. El Eibar accedió y pagó, pero el equipo armero acabó perdiendo por 1-3 y, como ya es sabido, sufrió un cruel descenso en la última jornada que finalmente no se concretó debido al descenso administrativo del Elche.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos