El octavo gol de Lombán en Primera premia su paciencia

L. G. EIBAR.

La paciencia es una virtud que algunos jugadores del Eibar, como David Lombán, han tenido que exprimir al máximo para saboear las escasas oportunidades que ha dispuesto esta temporada. Pero como bien dice el dicho, el que la sigue la consigue, y el asturiano aprovechó la octava que le concedió Mendilibar en Cornellá para lograr el gol que tanto había buscado en cada uno de los córners que había subido a rematar en los siete partidos ligueros que había disputado anteriormente con la camiseta armera.

Un tanto decisivo que puso fin a una racha de seis partidos consecutivos sin ganar y que acabó con una sequía anotadora que se prolongaba desde que hace cuatro jornadas Charles anotó un tanto que no impidió la derrota del conjunto armero en el feudo del Levante (2-1), y que significó el adiós a las esperanzas que el Eibar había albergado de luchar por conquistar las plazas europeas.

El de Cornellá supuso el octavo gol que el central ha conseguido en Primera, después de los seis que anotó durante sus dos campañas en el Elche (2013-15), y el que se apuntó frente al Sevilla en diciembre del año pasado cuando defendía la elástica del Granada.

Antes también había logrado dianas con el Xerez y otras tres en la temporada (2012-13), en la que formó parte de la plantilla Barcelona B, donde coincidió con jugadores culés como Sergi Roberto, Deulofeu o Rafinha, bajo los mandos del ex técnico realista Eusebio Sacristán.

Lombán se ha convertido así en el undécimo efectivo del plantel armero en inaugurar su casillero anotador, igualando a Escalante e Iván Alejo, que también suman un gol por barba, en una lista encabezada desde prácticamente el inicio liguero por Charles Dias, máximo goleador del equipo con siete tantos. Le siguen de cerca Kike García y Joan Jordán, mientras que Sergi Enrich se ha quedado en tres goles.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos