S.D Eibar

Los nuevos guardianes del vestuario azulgrana

Asier Riesgo e Iván Ramis echan un pulso durante el entrenamiento del Eibar en Atxabalpe./MORQUECHO
Asier Riesgo e Iván Ramis echan un pulso durante el entrenamiento del Eibar en Atxabalpe. / MORQUECHO

Sergi Enrich, Pedro León y Kike García encabezan la lista de aspirantes a convertirse este curso en el tercer capitán del conjunto armero. Asier Riesgo e Iván Ramis recogen el testigo dejado por Dani García y Ander Capa tras abandonar el Eibar

Letizia Gómez
LETIZIA GÓMEZEIBAR

. A rey muerto, rey puesto. Asier Riesgo e Iván Ramis se han encaramado a los más alto de orden jerárquico del vestuario del Eibar, comandado hasta hace poco por Dani García y Ander Capa. La marcha al Athletic de los únicos supervivientes que quedaban del recordado equipo que logró los ascensos consecutivos de Segunda B a Primera había dejado huérfana la capitanía azulgrana, pero como ellos mismos recomendaron en sus respectivos actos de despedida en Ipurua, José Luis Mendilibar les ha entregado dos de los tres brazaletes que repartirá esta temporada. El tercero está por definir entre el resto de los componentes del plantel, aunque Pedro León, Sergi Enrich y Kike García lideran la 'porra' de aspirantes.

La veteranía es un grado en estas lides, y por eso mismo el de Zaldibar no ha dudado ni un segundo en otorgarles la jefatura del grupo a los dos efectivos de mayor experiencia y que más tiempo llevan bajo sus órdenes. El técnico ha tomado esta decisión apoyado en las opiniones del resto de los compañeros, que son en realidad los que les han elegido para portar el bastón de mando en la caseta.

Sus datos

Nacimiento
6 de octubre de 1983 en Deba. Tiene 34 años.
Trayectoria en el Eibar
Ha disputado 112 partidos en sus diferentes etapas en el club.
Duración del contrato
Renovó hasta el 30 de junio de 2019.
Nacimiento
25 de octubre de 1984 en Sa Pobla, Mallorca. 33 años.
Trayectoria en el Eibar
Ha jugado 61 partidos de Liga y dos de Copa en tres temporadas.
Contrato
También renovó en su día hasta 2019.

«Dejamos el equipo en las mejores manos posibles», dijo en su despedida el ya excapitán armero en referencia al debarra y el mallorquín, que ocupaban la primera fila de la sala de prensa mientras Dani García era incapaz de contener su emoción al decir adiós al Eibar tras seis temporadas aquí.

Pese a tener personalidades bien diferentes, ambos se han ganado el respeto de todo la plantilla. Riesgo por su seriedad y la profesionalidad demostrada a lo largo de su extensa carrera, y Ramis porque además de «hacer mejor al que está a su lado en el campo» como siempre recalca Mendilibar, tiene una capacidad innata de contagiar su alegría.

Un capitán sobre el césped

Pero en el club saben que es fundamental que el capitán del equipo ejerza sus dotes de mando sobre el césped y, por los precedentes acumulados, ambos presentan dificultades para lucirlo en el verde. En el caso del meta debarra, es innegable que sus opciones de hacerse con la titularidad son escasas, debido a la gran competencia que debe sortear ante la presencia de Yoel Rodríguez y Marko Dmitrovic.

Él no se da por vencido y entienden que los tres parten desde cero, por lo que no cejará en su empeño de convencer al técnico dejándose la piel durante esta pretemporada. «Somos tres y todos vamos a pelear por hacernos con el puesto. Yo por mi parte intentaré hacer una buena pretemporada, daré todo lo que tengo para poder jugar y si no se puede estar en el campo trataré de aportar lo máximo desde donde me toque estar», declaró ayer al término de la sesión matutina que llevó a cabo ayer la plantilla en Atxabalpe.

Para Ramis, el problema no radica tanto en hacerse un hueco en el once, como en esquivar los problemas físicos que le han perseguido desde que aterrizó en Ipurua. Salvo sorpresa mayúscula, el de Sa Pobla seguirá siendo el principal baluarte defensivo del Eibar siempre que esté en condiciones de jugar, porque así ha venido sucediendo en las tres temporadas en las que ha estado bajo la batuta del preparador azulgrana. Sin embargo, a nadie se le puede escapar que se ha perdido 53 de los 114 partidos ligueros que se han consumido desde que el 20 de julio de 2015 llegara procedente del Levante.

Ramis y las lesiones

De hecho, cada año que ha permanecido aquí su participación se ha ido reduciendo por culpa de las lesiones. Así, pese a su fulgurante irrupción en su primera campaña, finalmente tuvo que resignarse a disputar 23 partidos que le supieron a poco. Muy a su pesar, la situación no mejoró en su segundo año, ya que tan solo pudo actuar en 22 de los 38 choques. Y a la tercera tampoco fue la vencida. En el pasado ejercicio el infortunio continuó persiguiéndole con más ahínco si cabe y el balear acabó sellando una tarjeta con solo 16 partidos, lo que significa que estuvo ausente durante más de la mitad de las jornadas.

De ahí que Mendilibar se esté pensando a quién otorgarle el tercer brazalete. El principal favorito para lograrlo es Sergi Enrich, porque al igual los dos elegidos y que Escalante, es el que más tiempo lleva en el equipo, pero también suenan con fuerza los nombres de Pedro León y Kike García. La incógnita se resolverá en los próximos días.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos