Diario Vasco

Yoel causará baja seis meses al sufrir la 'triada'

Yoel, durante un entrenamiento del Eibar en Atxabalpe.
Yoel, durante un entrenamiento del Eibar en Atxabalpe. / MORQUECHO
  • El Eibar fichará a otro guardameta para suplir la ausencia del meta gallego, que se rompió el menisco y los ligamentos de su rodilla derecha entrenando en el monte

. Aún no ha comenzado la pretemporada y el Eibar ya tiene su primer lesionado, y además para largo. Sobre las 21.00 horas de ayer, el club armero colgaba en su web oficial una escalofriante noticia que informaba de que Yoel Rodríguez causará baja para los próximos seis meses después de que el sábado se rompiera el menisco, el ligamento cruzado anterior y el ligamento lateral interno, es decir, la temida triada, mientras prepara su retorno al equipo en un monte de Pontevedra.

Un gravísimo percance que le obligará a pasar por el quirófano y a llevar a cabo un duro proceso de rehabilitación. Por de pronto, el guardameta armero pasará consulta la próxima semana en Vitoria con el doctor Mikel Sánchez, que será quien le intervenga en cuanto sea posible.

La noticia ha caído como un jarro de agua fría en las oficinas de Ipurua, donde lógicamente ya están barajando diversas alternativas para cubrir la baja de larga duración del portero azulgrana.

Quizás sea por lo duro que ha sido de digerir o porque el jugador ha tardado en comunicarlo, pero el Eibar ha tardado tres días en hacer pública una lesión que tuvo lugar el pasado sábado en un monte de Pontevedra, su lugar natal, cuando Yoel se ejercitaba por su cuenta para preparar su retorno a los entrenamientos con el Eibar.

El club se ha apresurado a enviar todo el ánimo a Yoel, junto con el deseo de una recuperación satisfactoria y en el menor periodo posible de tiempo, aunque por muy bien que marchen las cosas no será posible verle bajo palos por lo menos hasta después de Navidades.

Un fichaje no contemplado

Todo un contratiempo para la dirección deportiva, que no contemplaba tener que lanzarse al mercado a la búsqueda de un guardameta, porque ya tenía cubiertas las dos plazas con Asier Riesgo, al que durante esta temporada se ha renovado hasta 2019, y con el propio Yoel, por el que la entidad azulgrana abonó al Valencia los 750.000 euros que figuraban en la cláusula de compra justo dos días después de que la competición llegara a su fin.

Un torneo en el que precisamente el meta gallego ha resultado ser una de las sorpresas más gratas de esta temporada gracias al excelente rendimiento que ha ofrecido en la segunda vuelta del campeonato, cuando se hizo definitivamente el puesto en el once.

Y es que pese a que al final llegó a acumular 25 encuentros ligueros y cinco de Copa, el portero vigués no comenzó la Liga precisamente con buen pie, ya que José Luis Mendilibar apostó de inicio por Asier Riesgo, y cuando tuvo que recurrir a Yoel debido a la expulsión del debarra en la tercera jornada en Los Cármenes, también vio la roja directa po un motivo idéntico a su compañero en el siguiente partido ante el Valencia. Después de eso, tuvo que conformarse con disputar un choque copero antes de volver a tener su oportunidad en la competición doméstica gracias a la lesión que Asier Riesgo sufrió como consecuencia de un golpe recibido unos días antes en la visita armera a San Mamés.

De hecho, tuvo que multiplicarse, porque justo entonces la Copa entró en escena y el Eibar, gracias en buena medida a sus buenas actuaciones, logró alcanzar los cuartos de final de la competición por primera vez en la historia del club.

Yoel convenció de tal manera a Mendilibar que, aunque el guardameta debarrra se recuperó para finales de febrero, no volvió a contar con él hasta el derbi frente al Alavés en la jornada 34, cuando el Eibar ya había dado por imposible su sueño de lograr el billete europeo. Curiosamente, hasta en ese partido tuvo que contar con el gallego después de que el meta guipuzcoano sufrió una peculiar expulsión cuando solo habían trascurrido 27 minutos.

El otro partido que se perdió Yoel desde que accedió a la titularidad fue el último que el conjunto eibarrés disputó y perdió en Ipurua ante el Sporting de Gijón (0-1), ya que en la jornada de cierre, Yoel fue el elegido para saltar de inicio en el Camp Nou, donde desplegó tal recital de reflejos que hasta el propio Messi le felicitó por las numerosas paradas que le hizo a él y a sus compañeros.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate