Diario Vasco

s.d. eibar

La sorpresa de la bandera del Eibar en su visita a DV

Muebles con estilo para tu hogar

Hasta 70%

Renueva tu comedor con muebles de diseño

Hasta 70%

Calidad y diseño en ropa de hogar

Hasta 70%

Moda casual para hombre y niño

Hasta 70%

Diseño y calidad al mejor precio

Hasta 80%

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda clásica para hombre, mujer e infantil

Hasta 90%

Decora las ventanas de tu hogar con originales estores

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Textil hogar de diseño y calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Marcas deportivas en relojes de pulsera

Hasta 70%

Moda clásica para hombre y mujer

Hasta 80%

Chaquetas de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calidad y diseño en tu hogar

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda y complementos para hombre

Hasta 70%

¡Todas las botas a 21.00€! ¡No te lo pierdas!

Hasta 70%

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

Relojes con estilo para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Chaquetas y abrigos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calzado de original diseño para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡¡Todos a 49€!!

Hasta 70%

Moda urbana para hombre

Hasta 80%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Antes y después de someterse a las preguntas de Álvaro Vicente y de quien esto escribe, la presidenta del Eibar tuvo oportunidad de conocer los entresijos de este periódico de la mano de su director José Gabriel Mujika, el subdirector Alberto Artigas y el jefe de Redacción Antxon Blanco. Gorostiza se interesó por el trabajo que se hace en los distintos departamentos, tuvo palabras para los trabajadores que le quisieron saludar, y se llevó una sorpresa «agradable», según confesó, al encontrarse con una bandera y una bufanda de su club colgada en una de las zonas de la redacción. En ese pequeño santuario eibarrés se detuvo unos segundos. «Vamos poniendo nuestra pica, no está mal...», advertía con una sonrisa.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate