Diario Vasco
La presidenta Amaia Gorostiza se detiene ante una bandera y una bufanda del Eibar en su visita a este periódico.
La presidenta Amaia Gorostiza se detiene ante una bandera y una bufanda del Eibar en su visita a este periódico. / USOZ

s.d. eibar

«Tras cuatro temporadas, el objetivo es estabilizarnos en Primera»

  • amaia gorostiza, presidenta de la s.d. eibar

  • Legitimada por la confianza que le han otorgado los accionistas, la presidenta afronta con renovadas ilusiones sus cinco años de mandato

Tras unos pocos días de vacaciones para descansar de una campaña intensa y digerir el claro y contundente triunfo obtenido en las elecciones, Amaia Gorostiza y su equipo de consejeros se han enfundado el mono de trabajo para conformar el proyecto deportivo que afrontará su cuarta temporada consecutiva en Primera, aunque ha hecho un hueco en su apretada agenda para compartir sus impresiones y algunos de sus planes de futuro.

- Superada la vorágine de la campaña, ¿cómo afronta los retos que se ha marcado?

- Con mucha calma, como se debe de hacer. Ha pasado la vorágine de las elecciones, que ha sido muy intenso, y hemos necesitado unos días para recuperar los niveles normales. No hemos parado en ningún momento, pero afortunadamente las elecciones estaban bien fechadas, pero volvemos a adquirir la velocidad de crucero para seguir trabajando con normalidad.

- Es la primera presidenta de la historia y también la primera elegida por los accionistas.

- Sí, pero no me he parado a pensar en ello, porque no me lo tomo como algo extraordinario. No nos hemos parado a vanagloriarnos de este hecho.

- Los accionistas dejaron claro que quieren que se siga trabajando como hasta ahora.

- Los resultados lo han dejado muy claro. Es lo que planteábamos y es lo que vamos a hacer.

- Cuando escucha que ha ganado gracias a los paquetes accionariales de los empresarios, ¿qué le sale de dentro decir?

- No se debería hablar con menosprecio a los empresarios. No tenemos que olvidar que Eibar ha llegado a ser lo que es por los pequeños y medianos empresarios. Ha sido una ciudad muy industrial y ojalá lo siguiera siendo. Nos daríamos con un canto en los dientes si el Eibar tuviera el entramado industrial que tenía antes. Y no hay que olvidar que cuando se hizo la ampliación de capital se recurrió a ellos para completarla. Todos los accionistas tuvieron la oportunidad de participar. La concurrencia ha sido muy importante, con un 50,20% del accionariado, y eso que las instituciones no participaron. Hemos solicitado a la Liga los datos de votación por accionistas, pero sería una información adicional, porque logramos un triunfo cercano al 78% .

- ¿Saben ya si alguien tiene intención de impugnar las elecciones ?

- Hasta ahora no tenemos ninguna información.

- Su antecesor en el cargo comentó que le parecía un proceso impugnable.

- Pero no se manifestó en la Junta. Solo habló una persona, que solicitó algo que ya se incluía en la papeleta.

- ¿Qué pasó para que la publicación de los resultados se retrasara dos horas?

- Ese retraso lo provocó un descuadre entre las personas acreditadas y los votos. Hubo que recontar una y otra vez hasta que se detectó la persona que lo provocó, y consta en el acta de la Junta.

- En su nuevo Consejo hay cinco nuevos miembros, además de Jon Ander Ulazia, que es el más joven. ¿Ellos son el futuro del Eibar?

- Dejamos claro desde el principio que queríamos hacer un relevo paulatino, con savia nueva, con gente joven, con ilusión. Cumplen los requisitos para cubrir el abanico de campos en los que se fundamenta el club. Es una gozada ver gente con tanta ilusión.

- Tiene cinco años de mandato por delante. ¿A dónde quiere conducir al Eibar?

- Al mejor puerto posible. El objetivo primordial es la estabilización en la categoría. Hace cuatro años pensábamos que podíamos estar solo un año y ya vamos para la cuarta temporada, después de haber terminado en la décima plaza. La permanencia debe ser nuestro principal objetivo, y lo que venga después, bienvenido sea, pero no debemos llenarnos la cabeza de pájaros. Cada año hay tres plazas de descenso y tenemos que evitar estar entre ellos.

- Entonces, después de rozarlo con los dedos, ¿Europa se sigue viendo como algo utópico?

- Personalmente pienso que en los sueños hay que ser ambicioso, pero en la vida real hay que tener mucho cuidado con la ambición. Hay que saber soñar con los pies en el suelo, no perdiendo el punto de anclaje. Cuando despegas del suelo es cuando te pierdes y hay que ser realista. De inicio hay que ser cautos. Vamos a ver cómo se desarrolla la temporada, pero hay un factor tan aleatorio y de suerte en este mundo que no es manejable, de modo que por mucho que hagamos bien el trabajo, si la pelota no entra...

- ¿Cómo se evita perder la cabeza?

- De entrada, no podemos perder la cabeza en fichajes estrella. Muchas veces cuando entra más dinero se puede perder el control y los gastos se disparan. Tenemos dos hándicaps, que nuestra premisa es deuda cero, por lo que nosotros mismos nos autolimitamos, y segundo, que estamos copados por la Liga, no hacemos trampa y no gastamos más del 70% de los ingresos relevantes. Teniendo claro eso, es donde nos tenemos que mover. Nunca podremos fichar grandes estrellas, pero potenciando otros departamentos, sí estamos siendo capaces de poner en valor a jugadores que no son estelares.

- Lejeune es un claro ejemplo de ello, que puede reportar al Eibar 10 millones de euros. ¿A qué tipo de jugadores se puede aspirar con ese posible ingreso?

- No vamos a pagar diez millones por fichar a nadie, eso de entrada. Lo nuestro es buscar perfiles de jugadores que están en la sombra y que podamos ponerlos en valor. Ese es un gran trabajo que hace la dirección deportiva a la hora de recabar sus informes y del propio entrenador, porque esto es un trabajo conjunto. Eso es lo bonito, que sin grandes pretensiones, tengamos capacidad de generar valor.

- También sale más caro fichar.

- La posición del Eibar hace que sea muy atractivo y provoca la inflación en el precio de los jugadores. Lo mismo que nosotros hemos subido las cláusulas, generando un patrimonio, cuando salimos al mercado, también se nos pide más. Saben que estamos económicamente saneados y la clave radica en llevar bien las negociaciones.

- La plantilla del Eibar está prácticamente hecha, pero le faltan algunas patas importantes. ¿Qué se van a encontrar los aficionados a la vuelta de las vacaciones?

- No puedo adelantar nada, porque de aquí a que se cierre el periodo de fichajes, pueden pasar muchas cosas. Hoy tenemos 19 jugadores con contrato, pero eso no impide que mañana venga un club que pague la cláusula de un jugador y que el futbolista se vaya. Ante eso no hay nada que hacer.

- Pero el Eibar no quiere ser un club vendedor.

- A día de hoy no. Queremos que los que tienen contrato continúen.

- ¿Por qué no se ha anunciado aún la renovación de Fran Garagarza?

- Porque no ha tocado.

- Pero, ¿renovará?

- Va a renovar.

- ¿A dónde dirige el Eibar su mirada a la hora de fichar?

- A todas partes. Tenemos una dirección deportiva compuesta por ocho personas y varias de ellas están repartidos por el mundo siguiendo muchas ligas: por centroeuropa, por Sudamérica y todos los continentes...

- Pero la Segunda sigue siendo el nicho de mercado más importante del Eibar.

- Sí. Se sigue mirando mucho a esa categoría, aunque no se puede avanzar nada porque la competición aún no ha terminado.

- ¿Se va a seguir fidelizando jugadores?

- Sí, porque ellos también se convierten en patrimonio del club, sobre todo porque nos falta ese escalón de Tercera a Primera.

- El Eibar ha pasado de ser un escaparate...

- A ser una gran oportunidad. Pero es normal, porque el primer año era una incertidumbre. Ahora ya vamos para la cuarta temporada, ven que las cosas se están haciendo bien y la gente te mira con otros ojos. Ahora hay mucha gente que levanta el teléfono y ofrece jugadores.

- La tranquilidad con la que trabajan aquí es algo que los futbolistas valoran mucho.

- Y funciona mucho el boca-oído. Hay muy buen ambiente en el vestuario, con cuerpo técnico, con el personal y el Consejo, y todos lo valoran mucho, porque hace que te sientas como en familia y eso motiva mucho. Además, tenemos un entrenador que sabe exigir pero que sabe dar mucho también. Es capaz de generar buen ambiente, pero también de dar oportunidades a todos, en mayor o menor medida. Tengo que destacar la importantísima actitud que han tenido a lo largo de la temporada los jugadores que no estaban convocados. En ellos ha calado la idea de que, aunque no jugaba tanto, eran importantes. Esperemos que eso se mantenga.

14 millones, más los terrenos

- Pasemos a hablar de la Ciudad Deportiva, que se ha convertido en la joya de la corona. ¿Para cuándo se podrá saber algo concreto?

- En los quince próximos días definiremos más a fondo nuestras intenciones, aunque de primeras desecharemos ubicaciones que no nos parecen viables. De cualquier manera no es un tema que se pueda hacer de un día para otro. Es una inversión de altísimo valor, tiene que ser viable, porque es un legado que dejamos para el futuro, y que debe ser aprobado en una Junta.

- ¿De qué cifras se está hablando?

- Los estudios que tenemos hechos, de todas las opciones que tenemos, ninguna baja de 14 millones, sin contar con los terrenos.

- Eso sí que era algo inimaginable hasta ahora. Es verdad que el club es de Primera y necesita unas buenas instalaciones, pero ¿es preciso un proyecto de esa envergadura para una ciudad de 27.000 habitantes?

- El Eibar tiene un primer equipo que entrena en Arrasate en régimen de alquiler para los próximos tres años. Todo el fútbol base está entrenando en Unbe, que está muy saturado, por lo que no son buenas condiciones. Queremos que el filial suba a Segunda B, que el Urko ascienda a Tercera y que el equipo femenino llegue a Primera División. Manejamos trescientos jugadores, que entendemos necesitan unos campos adecuados. Hablamos de una ciudad deportiva en la que todos convivan y que se transmitan los valores del club y que concentre todos los servicios necesarios para que todos estén plenamente atendidos. Tendría unos 40.000 metros cuadrados, con dos campos de hierba natural y dos de hierba artificial, con un edificio central y una grada pequeña. Al liberar Unbe, los demás equipos de la ciudad se beneficiarían.

- ¿Puede avanzar alguna zona?

- Tenemos ocho ubicaciones, varias en Eibar y algunas en los alrededores, pero la orografía dificulta y encarece mucho el proyecto.

- Desde hace tiempo se insiste en que el Eibar se erija en el tractor de la comarca.

- Queremos aprovechar este buen tirón para ejercer de dinamizador. Ha sido una ciudad con un germen emprendedor histórico, que no ha desparecido. Cuando se genera ilusión, la gente tiene más ganas de hacer cosas, y eso es lo que tenemos que potenciar. Que Eibar vuelva a ser lo que ha sido. Creo que se debe aprovechar el Eibar como un eje dinamizador y potenciar ese emprendimiento. Podemos establecer una serie de colaboraciones que pueden impulsar esa generación de movimiento. Oportunidades muy bonitas, como 'Empresagunea', invertir cierta parte de los beneficios en empresas de tecnología, investigación y desarrollo. Se genera una ilusión y se obtiene un 'feed back'.

- Ahora también es preciso recuperar la concordia, porque lo sucedido en los días previos a las elecciones ha sido algo inédito.

- Debemos ser capaces de superarlo, aunque es cierto que ha sido una campaña muy dura. Fuera de Eibar quizás no se ha percibido, pero en la ciudad sí que se ha notado. Se ha arremetido en lo personal contra nosotros, no contra nuestra gestión. De hecho, se ha dicho que no gestionamos e incluso que hemos utilizado económicamente al club. Y de mí en concreto se ha comentado que no dedicaba tiempo al Eibar, pero quien me conoce sabe que siempre me he dedicado a trabajar y trabajar, no en vano soy miembro del consejo de administración de varias empresas.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate