Diario Vasco
El Eibar ha iniciado la renovación de todos los asientos de la tribuna principal.
El Eibar ha iniciado la renovación de todos los asientos de la tribuna principal. / F. MORQUECHO

SD EIBAR

La Ciudad Deportiva, la gran joya de la corona del Eibar

  • La directiva electa mantiene su pretensión de construirla en la localidad armera, siempre que se garantice su sostenibilidad

Una vez celebradas las primeras elecciones de la historia del Eibar, los consejeros que obtuvieron el mayor número de apoyos de la masa accionarial de la entidad han asumido ya sus cargos y se han puesto manos a la obra para empezar a desarrollar un proyecto que, como han venido insistiendo a lo largo de la campaña, apuesta por una línea claramente continuista. Consolidar el éxito deportivo y económico que ha experimentado el club en los últimos años es el gran objetivo que se ha marcado un equipo directivo, que seguirá la misma línea de trabajo que se ha venido desarrollando desde que Amaia Gorostiza se hizo con las riendas hace poco más de 12 meses.

Sin duda alguna el proyecto estratégico de mayor relevancia para el club es la construcción de la Ciudad Deportiva, definida como «un pilar básico de presente y sobre todo de futuro». Su ubicación ha sido utilizada como arma arrojadiza durante el largo mes que ha durado la campaña electoral, pero Amaia Gorostiza y su equipo de consejeros siempre han mantenido que Eibar es la prioridad, pero sin descartar otros emplazamientos, porque la difícil orografía de la ciudad encarece cualquier planteamiento.

Un espacio de convivencia

El club trabaja sobre las claras premisas que ha marcado la dirección deportiva, que entiende que el primer equipo y el resto de la cantera deben compartir el mismo espacio, porque «lo entendemos como un espacio de convivencia». Eso, en términos prácticos, supone edificar unas instalaciones con cuatro campos y sus correspondientes vestuarios y locales, que requerirán una inversión de tal calibre que tendrá que ser la Junta de Accionistas la que apruebe el proyecto definitivo.

Lo que sí quisieron dejar meridianamente claro los ahora electos directivos es que «cualquiera de los proyectos que presentemos deben ser sostenibles, porque lo que no puede ser es que le pasemos 'esta patata' caliente al Ayuntamiento en caso de que no la pudiéramos mantener».

Al margen de este proyecto que se ha erigido en la joya de la corona del club, los tres ejes básicos en los que se sustenta el plan previsto para los próximos cinco años son el deportivo, el económico y el social, conscientes de que los resultados que se den sobre el césped marcarán el futuro del club.

De ahí que se tienda a fortalecer de manera paulatina la estructura deportiva, dotando de más recursos y mayor confianza a la secretaría técnica, que ya en el pasado ejercicio dispuso de 8,3 millones de euros para emprender los fichajes necesarios, y manteniendo un nueva política de contrataciones a largo plazo, con contratos de tres a cinco años de duración. Una estrategia que ha convertido a los jugadores armeros en el patrimonio más importante de la entidad, no en vano están protegidos con cláusulas que superan los 220 millones de euros.

Tener cada vez más jugadores en propiedad, incluyendo cláusulas obligatorias de compra como ha ocurrido en el caso de Yoel, y evitar que los futbolistas se marchen en los mercados invernales sin el pago íntegro de sus cláusulas son algunas de las promesas realizadas durante las exposiciones del programa.

El filial, el fútbol femenino y el fútbol base también adquieren una mayor relevancia en sus planes y también se ha reservado un lugar especial dentro de la estructura del club a los veteranos azulgranas, considerados como «los mejores embajadores del Eibar».

Posicionar al C.D. Vitoria en Segunda B, lograr que el Urko ascienda a Tercera División, conformando el equipo con jugadores del fútbol base y del entorno más cercano y dar una mayor visibilidad y apoyo a los equipos femeninos son otros de los deberes adquiridos.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate