Diario Vasco

s. d. eibar

Sentenciar la mejor temporada armera

Los eibarreses quieren despedirse hoy de una temporada histórica recuperando la octava plaza.
Los eibarreses quieren despedirse hoy de una temporada histórica recuperando la octava plaza. / FÉLIX MORQUECHO
  • El Eibar sabe que recuperar la octava plaza supone dar una campanada que los armeros no descartan

¿Y si todos esperan que sea el Málaga el que deje al Real Madrid sin el título y al final es el Eibar el que chafa la fiesta al Barcelona? Eso es lo que algunos jugadores armeros piensan en la víspera de saltar al Camp Nou. Ya que les ha tocado erigirse en jueces de la Liga, aunque sea de pasada, a alguno, como ha reconocido el propio Pedro León, madridista reconocido, le encantaría dictar sentencia ante los 98.000 espectadores que abarrotarán el coliseo blaugrana.

Para aquellos que piensan que los armeros no se juegan nada y que van allí a realizar la tan solicitada 'Tour Experience' del estadio barcelonés, no deben olvidar que la octava plaza supone todo un tesoro para el club azulgrana y que, desde luego, no la van a dar por perdida antes de jugar el partido. Lo de tomarse la revancha por lo ocurrido en la última jornada de la campaña en la que el Eibar terminó descendiendo es una cuestión secundaria que ni los jugadores ni los técnicos han mencionado, pero que a los seguidores sí que les seduce.

El Eibar soñaba con llegar a este partido jugándose sus opciones de conseguir el billete europeo, pero la tesitura real es que, tras los malos resultados del último mes de competición, pueden quedar relegados a la décima posición si la lógica se impone y cae derrotado a manos del conjunto culé.

Mientas que el Barcelona ha logrado seis victorias seguidas en liga, los eibarreses sólo han conseguido un triunfo ante el Leganés (2-0), un empate con el Alavés (0-0) en Mendizorroza, y han cosechado cuatro derrotas frente al Betis (2-0) en el Benito Villamarín, el Athletic Club (0-1) en Ipurua, el Atlético de Madrid (1-0) en el Vicente Calderón, y el Sporting de Gijón (0-1).

Esta mala racha de resultados, y el hecho de que el Eibar nunca ha puntuado ante el Barcelona convierten a los locales en claros favoritos.

Los números, además, cantan muy alto. Los blaugranas marcan de media 3 goles al Eibar por partido, ya que los catalanes han anotado 16 tantos en los 5 partidos ligueros disputados ante los guipuzcoanos; mientras que los eibarreses sólo han logrado una diana, la firmada por Borja Bastón la campaña pasada (2015-2016) en el Camp Nou, donde los de Luis Enrique acabaron imponiéndose por 3-1 con tres goles de Luis Suárez, el 25 de octubre de 2015.

Finalmente, Mendilibar no ha podido incluir en la última lista de la temporada a Iván Ramis, que se suma así a las ya consabidas bajas de Antonio Luna, Nano y Fran Rico.

La ausencia del balear será cubierta por Gálvez, que no parece que vaya a ser la única novedad que incluya el técnico armero. Y es que todo apunta a que Yoel volverá a situarse bajo palos tras dejar su puesto a Riesgo en la despedida en Ipurua ante el Sporting, y también parece que el entrenador afrontará este último choque con los dos puntas que tiene disponibles, es decir, Kike García y Sergi Enrich. Un once de gala para tratar de poner la Liga patas arriba.

Con un ojo en Málaga

Porque por mucho que Luis Enrique insista en que se tienen que centrar en el partido ante el Eibar, no va a poder evitar que su equipo juegue con un ojo puesto en lo que suceda en Málaga, porque la conquista del título depende tanto de lo que ocurra en la ciudad condal como de lo que pase en La Rosaleda.

Después de que entre semana el Real Madrid recuperara el liderato con una contundente victoria en el partido aplazado ante el Celta (1-4), el conjunto azulgrana está a mercerd de la fortuna. El alirón depende de un nuevo drama de los merengues en la jornada de clausura, y hace ya 24 años que sucedió algo similar.

Todo pasa por sumar los tres puntos ante el Eibar y que el equipo entrenado por Zinedine Zidane pierda en el estadio malacitano, un escenario que recuerda al que sucedió en las temporadas 1991-92 y 1992-93, cuando el Real Madrid perdió en la última jornada en Tenerife y, contra pronóstico, el Barça añadió dos títulos más en su palmarés.

Dos antecedentes que el técnico azulgrana, Luis Enrique Martínez, vivió en primera persona vestido de blanco y que, 25 años después, espera que se repita en su último partido sentado en el banquillo del Camp Nou.

El técnico asturiano no podrá contar con los lesionados Jérémy Mathieu, Aleix Vidal, Rafinha Alcántara y Javier Mascherano, si bien recupera a Gerard Piqué, que ya ha superado sus problemas estomacales, y a Sergi Roberto, que se perdió el partido de Las Palmas por sanción.

Así, todo indica que el central catalán recuperará su puesto en el eje compartiendo pareja con Umtiti y secundado en los laterales por Roberto y Alba. El el centro del campo será el de casi siempre, y por delante estará el tridente letal.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate