Diario Vasco

Encomendados a la carambola

  • El entrenador del Barcelona centra sus esfuerzos en ganar al Eibar «porque es lo único que podemos controlar»

El Barcelona ha llegado a la última jornada liguera con opciones reales de conquistar el título, pero además de tener que ganar al Eibar, también precisa que el Real Madrid pierda en su visita a La Rosaleda. Una carambola que ha traído a la memoria los dos títulos que los merengues perdieron de forma catastrófica hace ahora 25 años en Tenerife para terminar ragalándoselos a su acérrimo rival. Y curiosamente, Luis Enrique era jugador de aquel Real Madrid al que se le escurrieron dos Ligas en las islas afortunadas.

Justo cuando el club culé celebrá el 25 aniversario de la mítica Copa de Europa lograda en Wembley, esperan que la historia se repita, aunque saben que corren otros tiempos y que con Crisitano Ronaldo en las filas madridistas, los títulos ya no se escapan.

Por eso mismo, Luis Enrique se mostró ayer realista en su comparecencia previa al choque ante el Eibar, en la que expresó la necesidad de centrarse en tratar a los armeros «porque es lo único que nosotros podemos controlar» y después ya se verá. «Si conseguimos la carambola, fantástico, si no, a felicitar al rival», expresó con tono resignado, pero tratando de mantener cierta esperanza. «Las Ligas se resuelven en el último momento y ese es nuestro objetivo».

Fue mucho más claro a la hora de admitir que si están en manos de otros es precisamente porque «no hemos estado al nivel que se necesitaba para depender de nosotros. La línea que separa el éxito del fracaso es muy delgada»recalcó.

Como era de prever, el técnico asturiano no quiso entrar a valorar lo qué espera del Málaga ni de Michel: «¿Qué espero del Málaga?, confío en un triunfo del Barça», dijo de forma escueta.

Aunque hasta ahora el nombre del Eibar ni siquiera se había mencionado, ayer al menos sonó en una ocasión, más que nada porque es el rival al que su equipo se debía enfrentar. No se explayó, pero sí que dijo que «cualquier rival en la última jornada es un peligro, especialmente este Eibar, que está haciendo la mejor temporada de su historia. Siempre hay cosas en juego, quedar más arriba o más abajo o completar su mejor temporada. Sólo por los automatismos, sabemos que será un rival peligroso».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate