Diario Vasco

El otro Garitano vuelve a 'casa'

  • El técnico del Leganés estrena enfrentamiento como técnico ante el Eibar, donde militó como jugador hace dos décadas

Hay partidos con una gran proyección mediática, como los que se disputan ante el Real Madrid y el Barcelona, y luego hay citas con un marcado carácter sentimental. La visita del Leganés se enmarca en esta categoría para Asier Garitano (Bergara, 1969), que tratará de sellar la permanencia de su equipo precisamente ante el club en el que militó como jugador en dos etapas a principios de los noventa. Estrenará presencia como técnico en Ipurua, donde el bergarés disputó y marcó sus últimos goles como futbolista en la categoría de plata.

Han pasado ya 25 años desde que Garitano, que no guarda parentesco con Gaizka Garitano, llegó a la entidad azulgrana, procedente del filial del Athletic, donde se forjó. Le tocó sufrir una agónica salvación a la que contribuyó con cuatro goles en los 22 partidos que jugó.

Su aventura armera apenas duró una temporada, puesto a que a la conclusión, el ariete guipuzcoano inició un peregrinaje que le llevó por distintos clubes de la categoría de bronce del fútbol español, tales como el Cartagena o el Cádiz.

Con esa experiencia acumulada, el ahora entrenador pepinero volvió a recibir la llamada del Eibar en el curso 1995-1996 y regresó a Ipurua como un refuerzo invernal en otra de esas campañas con el sufrimiento como fiel compañero. Y curiosamente, esa resultó ser su última experiencia como jugador en la Segunda División, después de haber acumulado 1.025 minutos repartidos en 17 partidos, en los que aportó dos goles, ambos ante el Écija.

Gavá, Racing de Ferrol, Burgos y Alicante fueron sus siguientes destinos, hasta que decidió retirarse de los terrenos de juego en verano del 2003 para emprender su carrera como entrenador en el club alicantino.

Nunca antes ha visitado Ipurua como técnico, ya que aunque dirigió al Alcoyano el año en el que el Eibar apeó al cuadro alicantino con un gol de Diego Jiménez en el último suspiro, no llegó a los play-off de ascenso porque fue destituido a ocho jornadas para el final de la liga regular.

Sí que se enfrentó a los armeros en la decimosexta jornada de la primera vuelta, en un duelo en el que el Leganés empató a uno ante los eibarreses.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate