Diario Vasco

s.d. eibar

Álex Aranzabal: «Me fui por agotamiento y por diferencias con el consejo»

Álex Aranzabal posa para la foto.
Álex Aranzabal posa para la foto. / MIKEL ASKASIBAR
  • El expresidente del Eibar rompe su silencio y asegura que tiene «la conciencia tranquila» sobre su gestión»

Álex Aranzábal (Eibar, 42 años) vivirá hoy su primer derbi ante el Athletic desde su localidad como socio armero. Quien fuera presidente del Eibar rompe su silencio en una entrevista que hoy publica El Correo diez meses después de abandonar la presidencia azulgrana.

Cuestionado sobre si renunció a su cargo como presidente por haber perdido la confianza del consejo de administración, Aranzábal se muestra tajante. «Me fui por agotamiento y lo mantengo, aunque habría que matizar ese agotamiento. Un presidente debe ser extremadamente cuidadoso para que la imagen del club se vea preservada. Pero me agoté porque fueron once años de entrega total y absoluta. Trabajamos al límite y terminé agotado, pero también había una división en el consejo. Había dos filosofías».

A la hora de dilucidar qué separaba al consejo y al expresidente armero, Aranzábal lo tiene claro. «Arrastrábamos desavenencias en los grandes proyectos. El caso de Mendilibar fue el último. El desarrollo de la ampliación de capital produjo diferencias. Unos lo veíamos como una oportunidad para crecer e internacionalizarnos y otros no pensaban lo mismo. Sucedió algo parecido con el desarrollo de las obras de Ipurua. Algunos preferían gradas provisionales de mecanotubo. También hubo discrepancias con la profesionalización del club, en la que algunos consejeros no creían. También hubo cierta división sobre la continuidad o no de Gaizka Garitano. Nosotros decidimos apostar por Mendilibar. En resumen, fueron las tres cosas; cansancio, sensación de que había terminado un ciclo y las diferencias».

Aranzábal se defiende también de la acusación vertida por el consejo acerca de que una auditoría había detectado irregularidades en gastos de un exconsejero. No se da por aludido en ningún caso. «Tengo la conciencia tranquila. Las cuentas del club de mis once años de gestión fueron auditadas por un auditor independiente y firmadas por todos los miembros del consejo. No tengo más que decir».

Haciendo balance de su paso por el club armero, el expresidente del Eibar se muestra satisfecho. «Trabajamos en equipo, aunque hubo momentos realmente duros. Cogimos el equipo en Segunda B y las cámaras no se fijaban en nosotros, pero logramos cosas como conseguir medio millón de euros de ayudas institucionales para el césped o hacer planes estratégicos nada más bajar a Segunda B. Esos fueron los comienzos, sin mucho brillo. Hubo momentos claves, como la ampliación de capital, donde hicimos que el Eibar pasara de marca local a global. Creamos un relato en el que gente de todo el mundo se enamoró del Eibar. Por otro lado, la gestión del descenso administrativo fue un momento muy delicado. Nos presentamos como parte en el proceso. Lo que hoy es el Eibar se ha ido gestando en los años más duros y difíciles, donde no teníamos recursos, debíamos tirar de imaginación y hacer cosas que otros clubes no hacían».

«Tengo decidido mi voto»

Las elecciones para la presidencia armera se celebrarán el 1 de junio a las 19.00 horas en el frontón Astelena. Los candidatos son los siguientes: Amaia Gorostiza, Germán Albistegi y al americano John Sager. Aranzábal asegura que hay quien le ha pedido que se vuelva a presentar, pero se encuentra centrado en otros menesteres. «Hay quien me lo ha pedido, pero estoy centrado en la consultoría y en mi empresa familiar de rifles y escopetas, AYA. Además también me dedico a ayudar a clubes de fútbol y organizaciones empresariales deportivas. Por confidencialidad, no puedo dar nombres. Son clubes y empresas de España, Estados Unidos y México. Sigo siendo parte del Eibar y allá donde voy sigo vendiendo la marca Eibar. Tengo muy decidido el voto, pero por prudencia institucional no lo revelaré».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate