Diario Vasco

sd eibar

Bebé: «Mis valores los aprendí en el orfanato»

Bebé: «Mis valores los aprendí en el orfanato»
  • El extremo del Eibar evoca sus diez años en un centro de menores de Lisboa, al que en Navidades regaló calefacciones para combatir el frío

Realza y moldea tu cuerpo con los últimos diseños en moda íntima

Hasta 80%

Gran variedad en alfombras de diseño

Las mejores marcas a los mejores precios

Diseños con impresión digital para decorar tu hogar

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda clásica para hombre y mujer

Hasta 80%

Diseños originales que decoran y protegen tu mesa

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda casual para hombre y mujer

Hasta 90%

Viste tu cama con diseños originales

Hasta 70%

Abrígate este invierno con estilo

Hasta 80%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 80%

Calzado técnico running y trail para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Accesorios imprescindibles para tu día a día

Hasta 70%

¡Moda chic y casual a precios increíbles!

Hasta 80%

Marca española de moda para hombre

Hasta 70%

Moda casual para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Sea cual sea tu estilo hay una chaqueta de piel para ti

Hasta 70%

Renueva tus básicos y luce piernas esta temporada

Hasta 80%

Decora y protege tu sofá con fundas de calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Textura y suavidad en textil de baño

Las mejores marcas a los mejores precios

Nueva colección de botas, botines y australianas

Hasta 80%

Desplázate con la mejor tecnología

Hasta 70%

Bolsos y complementos de piel

Hasta 80%

La marca de moda en exclusiva para ti

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de pulsera para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Calzado de tus marcas favoritas

Las mejores marcas a los mejores precios

¡Últimas tallas a precios insuperables!

Hasta 90%

«Mi abuela me dijo que era sólo para un fin de semana, pero me quedé allí diez años». Al extremo del Eibar Tiago Manuel Dias Correia, 'Bebé', no le cuesta hablar de su vida en la lisboeta Casa de Gaiao, un centro de acogida de menores regentado por la iglesia. Al contrario, evoca detalles con gusto. Está convencido que la experiencia marcó positivamente su vida. «Mis valores los aprendí en el orfanato», dice tras el entrenamiento de ayer de su equipo en Atxabalpe (Arrasate). En la euforia del triunfo como jugador sonríe al recordar lo que aprendió allí, la humildad, que la vida es dura y que hay que sonreír ante la adversidad. «Allí aprendí de todo. Me eduqué en ese centro. Aprendí a distinguir entre lo bueno y lo malo. Todo lo que sé en la vida lo aprendí en el orfanato. Sé lo que son las dificultades. Hay que disfrutar. No puedes ponerte triste por cosas pequeñas».

El divorcio de sus padres cambió su vida. Su padre desapareció. «Sólo lo he vuelto a ver una vez». Para su madre era difícil compaginar su trabajo y su vida con el cuidado de una amplia prole de seis hermanos de los que Bebé era el más pequeño.

Quedaron al cargo de su abuela. A los diez años lo llevó a la Casa de Gaiao. «Era mucha responsabilidad para ella. Trabajaba para mantener a todo el mundo y éramos mucho». La depresión duró poco. «Cuando llegué me sentí triste las primeras semanas, pero enseguida me di cuenta de que era lo mejor que podía haber hecho mi abuela».

La mujer no quería que siguiera el camino de dos de sus hermanos. «Hoy están fuera y tienen trabajos, pero entonces estaban en la cárcel. Por eso mi abuela me metió ahí». Babé tenía claro que no quería seguir los pasos de sus parientes. «Gente que estaba conmigo en el centro hoy es policía y otros están en la cárcel. En la vida eliges tu camino».

No era un centro dirigido por gentes severas. Había que mantener el orden, pero siempre de una manera civilizada. «Éramos muchos, unos 150. Cada día se nos asignaba una tarea. Por eso sé hacer caso de todo. Plancho, coso, sé lavar la ropa. Lo único que no sé hacer es cocinar».

Sus primeros pasos en el fútbol fueron en la calle. No era un apasionado del juego. «Jugaba por estar con los amigos, no por el placer del juego». Aún así, ya había entrado en la cantera del Estela de Amadora, el club de una ciudad del distrito de Lisboa. Su vida cambió cuando en edad juvenil fue reclutado para un Campeonato de Europa de gentes sin hogar que se disputó en Bosnia. «Fui por hacer algo divertido no porque quisiera aprovecharlo como trampolín. No me lo tomé muy en serio. De hecho, algunas veces me quedé dormido en el banquillo». Aún así, su juego agresivo y veloz se impuso. Anotó 40 goles en 6 partidos.

El torneo tuvo eco en su país y su nombre comenzó a correr de boca en boca. El Estela lo subió de inmediato al primer equipo, que había caído a Segunda B por deudas. Le trataron como una figura, pero la crisis seguía instalada en el club. Tras problemas de cobro, decidió rescindir. En esa etapa se acentuó un rasgo que ha mantenido, el gran sentido de fidelidad que sentía por el orfanato en el que se crió. Estaba tan feliz allí que ni siquiera lo abandonó mientras jugaba en Segunda B a cambio de 1.300 euros al mes.

«A regañadientes»

Al final de la campaña, el Vitoria de Gimaraes, uno de los equipos en el segundo escalón del fútbol luso, le llamó. 3.000 euros al mes. Sin embargo, dio una respuesta inesperada. No. ¿El motivo? «No quería ir por no dejar el orfanato». Sus hermanos y el padre Arsenio, que trabajaba en el centro de menores, lucharon por convencerle. Dos meses después de recibir la oferta, dijo que sí. «Fui a regañadientes».

Hace una pretemporada descomunal. «Es un jugador de clase mundial», dijo su entrenador Manuel Machado. Y en una de las operaciones más incomprensibles del fútbol mundial, el Manchester United paga 10 millones de euros y se lo lleva sin que haya jugado un sólo partido en el Vitoria.

Carlos Queiroz, segundo de Álex Ferguson, fue quien recomendó la operación. Tenía como agente a Jorge Mendes, que mueve todos los hilos del fútbol portugués. El vicepresidente del Vitoria le llevó un día a la casa del agente, en donde se encontró con tres emisarios del United. «Pensaba que era una broma».

El balance fue pobre. Apenas dos partidos y 74 minutos. El alivio lo encontró con su participación en el equipo de filiales y en sus regreso a Lisboa. «Iba cuando tenía unos pocos días de fiesta. Visitaba el orfanato y algunos días dormía allí».

Fue cedido al final de la campaña. Se fue el Besiktas, pero una grave lesión de rodilla le hizo perder la campaña. De vuelta a Portugal, jugó en el Río Ave y Paços de Ferreira. Sus 14 dianas en el último equipo le valieron para volver a captar la atención de un grande, el Benfica. Las cosas no fueron bien y se vio con nuevas cesiones, al Córdoba y Rayo, la pasada campaña. Al concluirla sabía que debía dar un nuevo rumbo a su vida. «No quería una nueva cesión». El Eibar le ofreció cuatro años y vive feliz en la calle más céntrica de la ciudad, Dos de Mayo. «Mi mejor amigo está conmigo. Lo conocí en el orfanato. Me hace las cosas de casa».

Bebé es un símbolo para los chicos de la Casa de Gaiao. En Navidades la visitó. «En las habitaciones hacía frío. Les regalé 16 estufas».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate