Diario Vasco

Valverde superará en Ipurua los 300 partidos con el Athletic, que deja a final de temporada

Ernesto Valverde dirigió el pasado viernes su partido número 300 al frente del Athletic y lo hizo a lo grande, con una goleada ante el Las Palmas y la satisfacción de ver a su equipo en perfectas condiciones en esta recta final del campeonato. El lunes, contra el Eibar, cumplirá su 301. Todavía le faltan seis jornadas para cumplir con el objetivo de Europa, que en el vestuario y las oficinas del club se entiende innegociable y bien encarrilado, y menos de dos meses y medio para que expire el contrato que firmó en marzo de 2016 y que, salvo sorpresa mayúscula, no será renovado. El técnico apura sus últimos encuentros en el banquillo de San Mamés y tiene a los rojiblancos perfectamente colocados en su carrera continental, mientras que el Barcelona acondiciona la pista para su aterrizaje. Esto no quiere decir que la operación esté cerrada, pero mucho deberían torcerse las cosas para que Txingurri no herede el cargo de Luis Enrique. Evidentemente, hay más apellidos en la lista, aunque el de Valverde es el que más convence tanto al presidente blaugrana, Josep María Bartomeu, como a Robert Fernández, el director deportivo de la escuadra culé.

A Valverde le incomoda profundamente hablar de su futuro y lleva meses esquivando preguntas que van en esta dirección. En cualquier caso, la decisión la tiene tomada desde hace tiempo y la conoce también el presidente Josu Urrutia, quien trató de convencerle de la viabilidad de un quinto curso en común y al mismo tiempo comprendía sus razones de cerrar su segunda etapa en el banquillo rojiblanco.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate