Diario Vasco
Lejeune se lleva el balón en un entrenamiento.
Lejeune se lleva el balón en un entrenamiento. / MORQUECHO

SD EIBAR

El Eibar afrontará el derbi con una defensa de circunstancias

  • La ausencia de Lejeune por sanción y la más que probable baja de Ramis por lesión obligarán a Mendilibar a modificar el eje de su zaga

El Eibar se jugará en el derbi del lunes (20.45 horas) ante el Athletic buena parte de sus opciones de seguir aspirando a clasificarse para competir en la Europa League, y lo tendrá que hacer notablemente mermado en su línea defensiva. La derrota ante el Betis no fue dolorosa solo por la pérdida de tres puntos trascendentales, así como por las sensaciones negativas que dejó el equipo, sino también porque ese partido se cobró dos piezas fundamentales para José Luis Mendilibar.

El técnico perdió de una tacada a Florian Lejeune, que vio su quinta cartulina amarilla y que, por tanto, tendrá que cumplir su partido de sanción ante los rojiblancos, y también tuvo que sustituir por lesión a Iván Ramis, que tras forzar sin éxito su participación en el Benito Villamarín, tiene todas las papeletas para tener que tomarse un descanso con el fin de que sus problemas musculares no vayan a más.

Aún falta por conocer el diagnóstico definitivo de la lesión que obligó al balear a pedir el cambio antes de que se cumpliera la primera media hora de juego, pero todo apunta a que las molestias que arrastraba en el aductor desde el partido disputado hace diez días en Vigo se han reproducido y que van a requerirle un tiempo de reposo.

De confirmarse la baja del de Sa Pabla, el de Zaldibar no se va a tener que rascar demasiado la cabeza, porque tan solo le quedan dos alternativas disponibles para recomponer el eje de su zaga. Alejandro Gálvez, que ya sustituyó al mallorquín en Sevilla, tendrá que bailar al unísono con Mauro Dos Santos, que tan solo ha disputado 11 partidos esta temporada, el último ante el Real Madrid en Ipurua, debido a que Lejeune estaba sancionado tras la expulsión sufrida en Anoeta frente a la Real, y que Gálvez acababa de recuperarse de una rotura de fibras que le había tenido más de un mes en el dique seco.

El preparador azulgrana nunca ha utilizado las bajas a modo de excusa, entre otras cosas porque ha podido comprobar que una de las principales virtudes su equipo esta temporada es que juegue quien juegue, su estilo y su personalidad no se suelen ver afectados. Sin embargo, no cabe duda de que hay ausencias más sensibles que otras, y las de Lejeune y Ramis condicionarán el once que presente en un partido que adquiere tintes de final.

Y es que no se concibe la defensa del Eibar este año sin la presencia del central parisino, que acumula 2.430 minutos repartidos en 28 partidos, en los que ha sido titular en todos menos en uno. Los problemas físicos han limitado más el concurso del defensa balear, que ha disputado 1.456 minutos en 18 partidos, de los que solo ha acabado 12, pero como siempre apunta Mendilibar, «Ramis es muy importante para el Eibar juegue los minutos que juegue».

Más contratiempos

Lamentablemente, no son los únicos contratiempos que el entrenador del Eibar va a tener que solventar a la hora de enfrentarse a un cuadro rojiblanco que llega fortalecido tras endosarle un 5-1 a la UD Las Palmas, que unido a la derrota armera, le han permitido catapultarse a la sexta plaza.

Además de estas dos sensibles bajas, Mendilibar ya se resignó a perder a Fran Rico para el resto de la temporada, después de que el gallego fuera operado por cuarta vez de su rodilla derecha en Vigo el pasado 8 de abril, y tampoco es factible que pueda recuperar a Anaitz Arbilla, que sigue recuperándose de una rotura en la unión entre el sóleo y el tendón de aquiles que se produjo en el choque disputado en el Estadio de la Cerámica de Villarreal el 1 del presente mes.

Al menos, el míster azulgrana confía en poder recuperar a Rubén Peña, que finalmente no pudo viajar a Sevilla al no recuperarse del esguince de tobillo que se produjo en Balaídos, e incluso cabe la posibilidad de que pueda incluir en la lista a Nano Mesa, que sufrió una rotura de fibras hace ya casi dos meses.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate