Diario Vasco

s.d. eibar

El Eibar tropieza en Sevilla

fotogalería

Kike García se lamenta durante el partido ante el Betis. / DV

  • El conjunto armero cae merecidamente ante el Betis tras cuajar un partido muy espeso y frena su escalada europea al no aprovechar la derrota de la Real

Realza y moldea tu cuerpo con los últimos diseños en moda íntima

Hasta 80%

Gran variedad en alfombras de diseño

Las mejores marcas a los mejores precios

Diseños con impresión digital para decorar tu hogar

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda clásica para hombre y mujer

Hasta 80%

Diseños originales que decoran y protegen tu mesa

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda casual para hombre y mujer

Hasta 90%

Viste tu cama con diseños originales

Hasta 70%

Abrígate este invierno con estilo

Hasta 80%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 80%

Calzado técnico running y trail para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Accesorios imprescindibles para tu día a día

Hasta 70%

¡Moda chic y casual a precios increíbles!

Hasta 80%

Marca española de moda para hombre

Hasta 70%

Moda casual para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Sea cual sea tu estilo hay una chaqueta de piel para ti

Hasta 70%

Renueva tus básicos y luce piernas esta temporada

Hasta 80%

Decora y protege tu sofá con fundas de calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Textura y suavidad en textil de baño

Las mejores marcas a los mejores precios

Nueva colección de botas, botines y australianas

Hasta 80%

Desplázate con la mejor tecnología

Hasta 70%

Bolsos y complementos de piel

Hasta 80%

La marca de moda en exclusiva para ti

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de pulsera para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Calzado de tus marcas favoritas

Las mejores marcas a los mejores precios

¡Últimas tallas a precios insuperables!

Hasta 90%

Todo era demasiado bonito, hasta que el Eibar se olvidó de sacar sus grandes virtudes de la bolsa y revivió a un Betis que, encoraginado por los pitos que recibió en el calentamiento, salió a comerse el mundo y se merendó a los armeros a las primeras de cambio. Por su trayectoria, por su capacidad anotadora y por esa ilusión que se llevaba a Sevilla, cabía esperar una reacción dura e inmediata de los eibarreses al tanto que los verdiblancos anotaron en el primer minuto, pero no hubo ni garra ni acierto, y para colmo, cuando más apretaron para evitar marcharse de vacío, los hispalenses sentenciaron a un rival que no pierde la esperanza, pero que se ha complicado de manera notable su camino hacia las plazas europeas.

Permanecía fresco en el recuerdo el 0-4 obtenido a principios de enero del año pasado, y aunque nadie aspiraba a reeditarlo, sí que se suspiraba por enlazar el cuarto triunfo consecutivo. El escenario era el mismo, pero las circunstancias bien diferentes, para empezar porque ayer los 27 grados que marcaban los termómetros en el Benito Villamarín amenazaban con pesar como una losa en las piernas de los jugadores azulgranas.

Sin embargo, el calor no puede servir como excusa para justificar el apático inicio de los armeros, que en solo un minuto concedieron dos opciones a un Betis enérgico y que en la segunda llegada rival cometieron un estrepitoso fallo defensivo que les costó un gol en contra y tener que ir durante todo el choque a remolque. Porque una cosa es que Joaquín, Brasanac y Rafa Navarro se hicieran un rondito en lo dominios de Luna, y otra que Jonas Martin cabeceara a placer y sin oposición en el mismísimo corazón del área azulgrana. El enfado de Mendilibar estaba más que justificado.

Cúmulo de contratiempos

Fue el peor comienzo posible para un Eibar al que la ilusión que llevaba en su viaje a Sevilla se le diluyó al primer minuto, pero es que además, cumpliendo escrupulosamente las normas de la ley de Murphy, lo que pudo ir mal, fue aún peor. Y es que instantes antes de que el cuadro verdiblanco tomara la delantera ya se pudo percibir que Ramis no estaba en buenas condiciones físicas. El mallorquín se había pasado toda la semana entre algodones debido a unas molestias que arrastraba desde el partido de Vigo y, pese a que él se vio en disposición de jugar, la realidad demostró que no lo estaba, y a los 26 minutos tuvo que pedir el cambio.

Mientras dejaba su posición a Gálvez, los servicios médicos del club armero terminaban de poner unas grapas en la cabeza de Kike García, que tuvo que saltar al campo con un gorro de piscina, como ya le ocurriera a Takashi Inui en el duelo frente al Sporting de Gijón en El Molinón. Un cúmulo de contratiempos que impidieron que el Eibar fuera el equipo incómodo, corrosivo e incisivo de las últimas citas.

Estaban básicamente los mismos que habían ganado al Las Palmas y al Celta, con Bebé ocupando una titularidad que Inui se tendrá que volver a ganar tras regresar de un viaje a Japón que al técnico no le gustó un pelo. Pero en esta ocasión el portugués no demostró merecerse el puesto, porque apenas se le vio, y eso que es bien fácil de ver. No fue el único que no estuvo al nivel que precisa el Eibar para exhibir su juego habitual. Escalante y Dani García tampoco supieron imponer su jerarquía en la medular y a la escuadra armera no le quedó más remedio que encomendarse al de casi siempre, a Pedro León, que no solo se encargó de enviar los centros que Ramis y Enrich cabecearon fuera, sino que él se guisó una jugada que cerró con un disparo cruzado que se fue fuera pegado al palo largo.

No fue más que un espejismo en medio del desierto, porque en los últimos minutos el Betis volvió a ponerle una marcha más al choque liderados por el veterano Joaquín, que primero llegó con peligro al área sin que su disparo llegara a inquietar, pero que después obligó a Yoel a realizar una de las paradas del partido al botar una falta escorada que el gallego tuvo que sacar bajo palos con muchos apuros. Y aún hubo otro cabezazo de Pezzella hacia atrás que no se coló en la portería azulgrana por centímetros. También los armeros tuvieron una ocasión que podría haber cambiado el sino del choque justo antesdel descanso, pero el cabezazo de Kike García fue flojo, como el juego que ofreció el equipo en los primeros 45 minutos.

Sin respuesta

Y aunque parecía imposible, la segunda mitad arrancó con aún peores sensaciones para los armeros, y eso que el preparador azulgrana dejó en la caseta a Bebé para ver si Inui era capaz de aportar algo más, lo que no era complicado. El problema radicó en que el Betis se instaló en terreno azulgrana y los eibarreses se vieron obligados a achicar balones sin poder salir ni siquiera a tomar el aire a la terraza.

Viendo que su equipo no daba signos de empezar a carburar, Mendilibar decidió sacrificar a un deslucido Escalante y cargó de responsabilidad al joven Rivera, que no obró milagros, pero que sí aportó algo más de claridad. De hecho, la mejor ocasión de los armeros llegó precisamente unos minutos después de su salida, cuando Gálvez atrapó en posición correcta un rechace tras un disparo de Inui, pero aunque su disparo a la media vuelta fue magnífico, la intervención de Adán fue aún mejor.

El Eibar vio que con casi nada, era capaz de generar el suficiente peligro como para intentar rescatar un punto, pero la flor, la fortuna que le ha acompañado en la última semana se tomó un día de fiesta y hasta Pedro León, infalible y letal en otras ocasiones, no llegó a rematar un balón que Inui le sirvió desde la línea de fondo al punto de penalti.

Pero lo que mal empieza, mal acaba, cuando más volcado estaba el Eibar para buscar un punto que en realidad no merecía, el Betis aprovechó una pérdida de balón en el centro del campo para que Ceballos desfilara hasta el área y colocara el balón lejos del alcance de Yoel. Luego ya que celebrara el gol ante la cara de los armeros dice mucho de su calidad como persona, pero eso queda para otro tipo de análisis. El del partido se queda en una derrota inapelable y decepcionante.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate