Diario Vasco

sd eibar

Otra parada hacia el destino final

Kike García, que está en racha durante las últimas jornadas, prueba su disparo durante un entrenamiento ante Gálvez.
Kike García, que está en racha durante las últimas jornadas, prueba su disparo durante un entrenamiento ante Gálvez. / MORQUECHO
  • El Eibar ansía prolongar su buena racha de juego y resultados ante un Betis preso de los nervios

Hace ya tiempo que el Eibar se subió en el tren que conduce hacia Europa, pero en cada parada el revisor chequea los billetes y decide si el viajero tiene derecho a continuar el viaje con destino al viejo continente. Hay más pasajeros que asientos disponibles y en breve empezarán a desalojar ocupantes casi con la misma virulencia que utilizaron los agentes de seguridad de United Airlines para hacer bajar a un médico chino de su avión. Para evitarlo, el conjunto armero sabe que tiene que traerse los tres puntos que hoy se ponen en liza en el Benito Villamarín y esperar a que sean otros los que se queden en tierra sin plaza garantizada.

Después de alcanzar los 50 puntos y de haber saboreado, aunque solo fuera por unas horas, la sexta plaza, el Eibar ya no esconde su ilusión por lograr la que sería su primera clasificación de la historia para participar en competiciones europeas, y con esa misión se plantará en el campo de un Betis que acumula tres derrotas seguidas y que está a punto de caer víctima de un ataque de nervios.

Los armeros no podrían sentirse mejor y más fuertes. Han encadenado tres victorias seguidas (dos de ellas como visitante) ante el Villarreal (2-3) en el Estadio de la Cerámica, la UD Las Palmas (3-1) en Ipurúa, y el Celta (0-2) en Balaídos; y con esa inercia positiva intentarán 'asaltar' el feudo verdiblanco.

El último precedente vivido allí resulta más que halagüeño. Y es que en la única ocasión que los eibarreses han visitado el Benito Villamarín en Primera División (lo han hecho en más ocasiones en Segunda División), el 3 de enero del pasado año, lograron una inapelable victoria (0-4) ante los entonces entrenados por Pepe Mel, que sigue siendo el triunfo más amplio logrado lejos de Ipurua junto con el mismo resultado que firmaron los armeros hace varias semanas en casa del Valencia.

Sus estadísticas imponen respeto y reflejan la gran capacidad anotadora que están exhibiendo Sergi Enrich, Pedro León, Adrián y Kike García y así hasta 14 jugadores azulgranas que han conseguido festejar algún tanto. Y todo ello nos deja un dato para el recuerdo. El cuadro eibarrés es el quinto conjunto más goleador de Primera División (52 goles a favor), sólo superado por los cuatro primeros clasificados, Real Madrid, Barcelona, Atlético de Madrid, y Sevilla; y espera mantener su racha ante un Betis que lleva recibiendo goles en 20 encuentros consecutivos.

El entrenador del Eibar, José Luis Mendilibar, sufre cuatro bajas, las de los lesionados Rubén Peña, Anaitz Arbilla, Fran Rico, y Alexander Mesa 'Nano'; aunque el técnico recupera al extremo japonés Takashi Inui y al defensa central francés Florian Lejeune. Parece segura la vuelta del francés en el eje de la zaga tras perderse la cita ante el Celta por un golpe costal, aunque caben más dudas sobre el retorno de Inui, que aunque se marchó a Japón estando en su mejor momento, tendrá que arrebatar el puesto a un Bebé que supo aprovechar las dos oportunidades que le brindó Mendilibar tanto ante la UD Las Palmas, como en Balaídos.

Marcha vulgar

El Betis, decimoquinto en la tabla, sigue una marcha vulgar en lo deportivo, faceta en la que solo se salva por el hecho de que a falta de siete jornadas para la conclusión del torneo está a nueve puntos de los puestos de descenso. Escaso consuelo para una afición que esperaba que su club, con un presupuesto de 66,5 millones de euros, estuviera precisamente luchando por las plazas por las que pelea el Eibar.

La llegada de Víctor Sánchez del Amo al banquillo ya iniciada la campaña no mejoró los números del uruguayo Gustavo Poyet y además el club también pasa por momentos convulsos en lo institucional por los distintos conflictos accionariales.

Con todo ello la afición bética estalló en la última comparecencia del equipo en el Villamarín, donde perdió ante el Villarreal (0-1) y un gran sector de seguidores gritaron a coro desde las gradas contra la labor del entrenador y de los dirigentes.

A esta circunstancia se unió posteriormente la goleada encajada el pasado domingo en el Estadio Gran Canaria ante Las Palmas (4-1), donde el equipo volvió a dar una mala imagen, con lo que la cita de mañana es una nueva oportunidad de congraciarse con la hinchada en una temporada en la que el Betis no ha sido capaz de enlazar dos triunfos seguidos.

En lo deportivo, la única baja de Víctor para recibir al rival eibarrés es la del lateral derecho italiano Cristiano Piccini, quien ya estuvo ausente ante Las Palmas por lesión y que esta semana se ejercitó al margen del grupo por molestias en los flexores de la cadera.

En principio no habrá entradas disponibles para seguidores armeros debido a las obras que se están efectuando en el Villamarín.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate