Diario Vasco

s.d. eibar

Mendilibar quiere mantener «la flor»

Mendilibar, durante el Eibar-Las Palmas.
Mendilibar, durante el Eibar-Las Palmas. / MORQUECHO
  • El técnico armero teme no poder contar ni con Escalante, que sufre un esguince de tobillo, ni con Lejeune, aquejado de un fuerte golpe costal

  • Dice que una victoria en Vigo «nos dejaría sin disculpas para no pelear por Europa»

. El Eibar está que no cabe en sí de gozo con su octava posición, sus 47 puntos y sus 50 goles, que le sitúan a tiro de las plazas europeas. Tras superar un pequeño bache, el equipo armero ha tomado impulso y se ha lanzado a las nubes. Como bien dijo José Luis Mendilibar, el cuadro azulgrana está «con la flor de que llegamos y metemos» y espera y confía en mantenerla fresca a la conclusión del partido mañana en Balaídos (16.15 horas).

Apenas tiene tiempo para saborear la dulce situación porque hoy mismo todos los que estén disponibles parten rumbo a Vigo, donde afrontarán otro test de altura ante un Celta que no quiere perder comba respecto a los puestos cabeceros. Cabe remarcar lo de disponibles, porque esta vez es más que probable que el técnico tenga que completar la convocatoria con algún integrante del filial, debido a las dudas razonables que despiertan el estado físico de Gonzalo Escalante y Florian Lejeune, que acabaron maltrechos el partido ante la UD Las Palmas.

El mediocentro sufre un pequeño esguince de tobillo izquierdo a causa de una patada sin venir a cuento que le propinó el amarillo Livaja, mientras que el central está aquejado de un fuerte golpe costal, que probablemente le deje en casa, ya que según avanzó Mendilibar, guarda más esperanzas de poder contar con el argentino que con el francés. «Otras veces las averías las hace él y esta vez le han hecho él», dijo con su toque humorístico en referencia a algunas acciones protagonizadas por su centrocampista. «Lo tiene más fácil que Lejeune, pero no sé si estará para poder competir».

Solo 16 efectivos

Y si no es así y tuviera que prescindir de ambos, tan solo dispondría de 16 efectivos del primer plantel, ya que también tiene aseguradas las bajas de Arbilla, Fran Rico, que será operado hoy mismo en Vigo de una osteocondritis en la rodilla derecha, Nano e Inui, que estará recién aterrizado de su viaje a Japón. A eso se le suma el cansancio acumulado por el esfuerzo realizado en los dos últimos partidos, jugados prácticamente con el mismo bloque. Por eso, no descarta realizar un buen número de cambios. «Puede ser porque son muy pocos días de recuperación y de otro partido cuatro días antes. En eso estamos todos igualados, pero la clave está en que recuperen lo mejor posible y que yo acierte a poner a los que mejor recuperados estén. Que sepa qué cambios tengo que hacer. Si estoy acertado, podemos ganar en Vigo».

De sueño, a objetivo

Y si eso sucede, pelear por Europa pasará de ser un suelo a un objetivo a conseguir. «Si logramos la victoria en Vigo no tendríamos disculpas de decir que todavía está lejos, tendríamos que competir por ello y espero que podamos decir eso después del partido del domingo».

No será un empeño sencillo por el carácter competitivo y en muchos casos ganador que tiene el Celta de Berizzo. «A veces parece que juegan con 12 o 13. Hacen mucho esfuerzo físico. Tiene mucha correa, te exige mucho y juega con mucha intensidad, en eso creo que podemos estar igualados. Han jugado muchos partidos entre Liga, Copa y UEFA, tienen competición europea, pero cambian jugadores y siempre compiten siempre».

Ese es también el fuerte del Eibar. «Hemos hecho algunos partidos no muy buenos, pero no hemos tenido una mala racha. Quedan ocho partidos y a ver si aguantamos ahí hasta el final».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate