S.D. Eibar

Mendilibar dispondrá de dos efectivos más ante el Dépor

Ramis, en el centro, en el entrenamiento en Atxabalpe. / F. MORQUECHO

Ramis y Gálvez han comenzado la semana con normalidad y si no hay contratiempos los dos estarán disponibles de cara al domingo

LETIZIA GÓMEZ EIBAR.

El Eibar ha comenzado la semana tras el parón liguero con buen pie. Además de disfrutar de la compañía del sol en el primero de los seis entrenamientos previstos para preparar el partido del domingo (12.00 horas) ante el Deportivo de la Coruña, también contó con la presencia de Iván Ramis y Alejandro Gálvez, que por primera vez desde que cayeron lesionados han podido trabajar con normalidad con el resto del grupo.

Todavía resulta algo prematuro anticipar que los dos vayan a poder retornar al equipo en esta importante cita, aunque como avanza el propio José Luis Mendilibar, «si ambos completan todas las sesiones sin ningún contratiempo, entiendo que estarán en disposición de jugar».

Pese a que la vuelta del central balear se antoja determinante para que el Eibar recupere la estabilidad defensiva que tanto se ha tambaleado en las últimas jornadas, el técnico también avisa de que quizás haya que ser algo más pacientes con el mallorquín. El motivo no es otro que el hecho de que Ramis lleva sin poder ejercitarse desde que retornó de Sevilla hace poco más de un mes con un golpe que derivó en una distensión en el aductor de la pierna derecha que le ha tenido en el dique seco hasta ahora.

Dados los precedentes que arrastra el central con las lesiones, el técnico y los servicios médicos quieren estar completamente seguros de su total restablecimiento para evitar recaídas que vuelvan a provocar una nueva baja que minaría su moral y dejaría de nuevo al equipo cojo en su línea defensiva.

Más factible se presenta la vuelta a la convocatoria y posiblemente también al once inicial de Gálvez, quien ayer dio muestras de haber dejado atrás definitivamente la distensión en el recto femoral izquierdo que le llevó a perderse el choque ante el Villarreal en el Estadio de la Cerámica (3-0).

Gracias al parón, el granadino ha dispuesto del tiempo que necesitaba para superar sus problemas musculares y se apunta como un efectivo más para tratar de lograr ese triunfo que los armeros necesitan para tomar impulso en la clasificación.

Alejo, en la recta final

Otra de las buenas nuevas que dejó la sesión en Atxabalpe fue ver a Iván Alejo dando los primeros toques al balón apenas un mes después de la espeluznante torcedura de rodilla que sufrió en su debut como titular en la tercera jornada en el Sánchez Pizjuán. Tras descartarse una rotura de ligamentos y evitar así su paso por el quirófano, el vallisoletano está ya inmerso en la recta final de su proceso de recuperación y podría volver antes incluso de los dos meses de plazo que se le estipularon en un inicio.

Eso no quita para que el Eibar mantenga sus planes para fichar a un extremo derecho antes o durante el mercado invernal, debido a la incertidumbre sobre la marcha de la recuperación de Pedro León.

Inui sigue en Japón

También habrá que ver en qué condiciones físicas vuelve Takashi Inui de la concentración con la selección de Japón en la que aún continúa. El pasado viernes disputó veinte minutos en el choque amistoso en el combinado nipón ganó 2-1 a Nueva Zelanda y hoy tiene una nueva cita ante Haití en el Nissan Stadiu de Yokohama, por lo que volverá a Gipuzkoa el miércoles o el jueves.

Fotos

Vídeos