S.D. Eibar

Mendilibar tendrá que realizar rotaciones ante el Villarreal

Orellana, ausente en Vigo por sanción, tiene todos los boletos para volver al equipo. /MORQUECHO
Orellana, ausente en Vigo por sanción, tiene todos los boletos para volver al equipo. / MORQUECHO

Dani García y Orellana apuntan al once, aunque es probable alguna variante más pensando en el partido del sábado contra el Deportivo

LETIZIA GÓMEZ EIBAR.

Las rotaciones se imponen en el Eibar. Después del traspié sufrido en Balaídos ante el Celta (2-0), el conjunto armero se juega buena parte de sus aspiraciones europeas primero ante el Villarreal, mañana a las 21.30 horas, y el sábado frente al Deportivo de la Coruña en Riazor (18.30 horas), y para afrontarlas con ciertas garantías el técnico azulgrana se verá obligado a hacer cambios para dosificar el esfuerzo de sus jugadores. Tras 25 jornadas disputadas, los minutos empiezan a pesar en las piernas de algunos efectivos, y no cabe duda de que es el momento preciso para refrescar algunas posiciones.

Cabe la posibilidad incluso de que José Luis Mendilibar sorprenda con una revolución similar a la que planteó en San Mamés, donde sentó a seis titulares para dar entrada a jugadores que en varios casos llevaban dos meses sin jugar. Entonces comprobó que tanto los habituales, como los que esperan pacientemente su oportunidad están en su mejor momento de forma, lo que animó al de Zaldibar a ir haciendo pequeños retoques en su once desde entonces.

Alternativas de sobra

Todo apunta a que también los hará ante el Villarreal, para empezar porque recupera a Orellana, ausente en Vigo por sanción, así como a Dani García, que viajó pero que no jugó porque arrastraba molestias del leve esguince de rodilla que se produjo en vísperas del choque ante el Celta. Pero la vuelta de estos dos jugadores podrían no ser las únicas novedades que presente ante un rival directo en la lucha por las plazas europeas.

Tiene alternativas de sobra, tanto en defensa como en el centro del campo. Y es que además de el inamovible Arbilla y el recién reaparecido Paulo Oliveira, también dispone de Lombán y el serbio Jovanovic para oxigenar el eje de su zaga, así como de Capa y Juncà si quiere variar también sus flancos, puesto que no hay que olvidar que Cote, por ejemplo, había disputado los últimos diez partidos completos hasta que en Balaídos fue sustituido por Juncà.

También hay competencia y de la buena en los extremos. Dado que cuenta también con Pedro León y Alejo, el preparador azulgrana se podría permitir el lujo de dar un descanso a Inui, que ya lleva 24 partidos a sus espaldas. Un esfuerzo acumulado que puede explicar los remates francos fallados por el nipón en Balaídos.

En cambio, las opciones para suplir a sus dos delanteros si Mendilibar pretende mantener su esquema habitual son inexistentes, puesto que a Sergi Enrich aún le quedan un par de semanas más para restablecerse por completo de la intervención quirúrgica a la que fue sometido el pasado 24 de enero tras sufrir una rotura del cuerno posterior del menisco interno de la rodilla derecha en un entrenamiento previo al partido ante el Málaga.

También puede optar por utilizar de inicio a Joan Jordán como enganche, sacrificando a uno de los delanteros, y después modificar su dibujo en función de las necesidades del partido.

En definitiva, aunque el calendario llegue de lo más comprimido en el momento más álgido de la temporada, el Eibar tiene un fondo de lo más surtido para solventar las exigencias de esta dura semana. Y pese a que el cuerpo técnico no puede olvidar que el sábado también se pondrán en liza tres puntos importantes en A Coruña, sus componentes son bien conscientes de que buena parte de las opciones de seguir aspirando a mantenerse entre los primeros clasificados pasa precisamente por recortar alguno de los seis puntos de renta con los que el Villarreal se presentará en Ipurua.

Después el día de descanso, los armeros solo disponen de la sesión de hoy para preparar su compromiso ante los castellonenses.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos