SD Eibar

Un año marcado por las lesiones

Diop, tumbado en el suelo, con Mateu Lahoz, Charles y Dani García rodeándole. /MORQUECHO
Diop, tumbado en el suelo, con Mateu Lahoz, Charles y Dani García rodeándole. / MORQUECHO

Pape Diop sufre un esguince de grado II en su rodilla derecha con rotura del ligamento lateral interno

J.A. REMENTERÍA

El centrocampista senegalés Pape Diop sufre un esguince de rodilla grado II, con una rotura parcial del ligamente lateral interno de la rodilla derecha. En principio el jugador será baja por espacio de seis a ocho semanas. No pasará por el quirófano y será sometido a un tratamiento conservador. Se ha respirado en el seno del Eibar ya que se pensaba que su lesión podía tener mayor dimensión. El jugador, que llegó en el mercado de invierno, tuvo que ser retirado en camilla a los siete minutos, al poco de marcar Charles el gol de la victoria.

No puede decirse que se ponga punto final al capítulo de lesiones, aún resta una jornada para la conclusión de un campeonato en el que se ha logrado el éxito total de seguir un año más en la máxima categoría, un sueño convertido en realidad. El Eibar ha sufrido a lo largo de este curso un reguero de contratiempos que ha sabido solventar de la mejor manera posible. Recapitulando infortunios, la temporada ha sido, desgraciadamente, prolífica en este apartado. El portero Yoel se lesionó días antes de empezar la pretemporada con una triada cuando se preparaba por su cuenta en el monte justo antes del regreso a los entrenamientos. El paso por el quirófano y los siete meses de baja no se los quitó nadie. El Eibar reaccionó con celeridad para firmar a Marko Dmitrovic. El serbio, que en un principio llegaba para vivir a la sombra de Riesgo, cautivó a Mendilibar durante la pretemporada y se hizo con un puesto que no ha peligrado ni con Yoel ya recuperado.

Pedro León, que se retiró lesionado en la penúltima salida en Girona al sufrir una rotura parcial de la fascia plantar del pie izquierdo, ha terminado la temporada de la misma forma que la empezó, sin jugar por lesión, pero ahora su dolencia no tiene nada que ver con la grave lesión de rodilla que le impidiera competir durante la mayor parte del curso. En principio esta fascia va a tenerlo un mes de baja.

Los temores que tanto inquietaban al Eibar respecto a Fran Rico se confirmaron. Al centrocampista gallego en septiembre le operaron de su rodilla derecha, pasó por el quirófano para corregir la condropatía que arrastraba desde que fue intervenido por última vez el pasado 8 de abril de 2017. Fran Rico jugó el 18 de febrero de 2017 su último partido con el Eibar en el Sánchez Pizjuán, desde entonces ha sido baja y ha pasado totalmente en blanco la temporada.

Sergi Enrich no ha terminado la campaña. El Eibar confirmaba el pasado 11 de abril mediante un comunicado que al delantero, tras someterse a unas pruebas, se le observaba una cicatriz incompleta en el menisco interno que precisaba de un tratamiento conservador entre seis y ocho semanas. Mendilibar ha afrontado la recta final de la temporada sin el menorquín. Enrich se lesionó el 21 de enero en el entrenamiento previo a la visita del Málaga. En un primer momento, se especuló con una rotura del ligamento interno, pero las pruebas descartaron que sufriera una lesión de gravedad.

Anaitz Arbilla cayó lesionado en el derbi vasco que se disputaba el pasado 15 de abril en Ipurua contra el Alavés. El central ha causado baja durante tres semanas. Arbilla sufrió una rotura fibrilar en el bíceps femoral de su pierna derecha. En la despedida como local del cuadro armero ante la UD Las Palmas el pasado sábado salió en el minuto 71 supliendo a Paulo. El delantero Charles ante la Real Sociedad tras sufrir un golpe, se fracturó dos costillas. En principio se estimaba una permanencia de baja de entre un mes y un mes y medio, pero se recuperó de manera extraordinaria para acabar jugando. Ante el Las Palmas fue autor del único gol que les dio los tres puntos a los armeros. Las lesiones han sido una losa, una rémora, una plaga sofocada con alternativas en una temporada con sus contratiempos que no han menoscabado su trayectoria que, a falta de cinco jornadas, logró la permanencia matemática al ganar 0-1 al Espanyol, con gol de Lombán, y tener ahora 50 puntos. El Eibar comenzó mal, supo remontar y este tramo final ofrece sensaciones de estabilidad. En las dos últimas jornadas ha logrado seis puntos. Estando en Primera los tres últimos partidos le resultaban complicados hasta la fecha, en la primera campaña obtuvo cuatro;en la segunda, uno y el año pasado, cero. Ha mejorado los números, es obvio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos