Kike García no oculta «ánimo de revancha» ante el Celta

El conquense está convencido de que el cuarto choque ante los celestes «no tendrá nada que ver» con los tres que perdieron

L. G.EIBAR.

Kike García atraviesa uno de los mejores momentos de su carrera y quiere exprimirlo al máximo para ayudar a que el Eibar facture una victoria en el vuelo de vuelta. El conquense lleva anotados cuatro goles, tres desde que asumió la responsabilidad de suplir la baja por lesión de Sergi Enrich, y se ha erigido en uno de los jugadores más determinantes en el gran momento de juego que atraviesa el conjunto armero.

El manchego compareció ayer al término del entrenamiento de Ipurua para compartir sus impresiones sobre la visita de los azulgranas a Balaídos, donde se enfrentarán a un Celta que ha salido victorioso las otras tres veces que se han visto las caras esta temporada, dos en Copa y una en Liga.

Fue precisamente la derrota por 0-4 en la competición doméstica la que encendió todas las alarmas por las carencias ofensivas que mostró entonces la escuadra de Mendilibar. El conquense no oculta que arden en deseos de sacarse la espinita que tienen clavada. «Si pierdes tantas veces contra un equipo, tienes ánimo de revancha. Cuando nos enfrentamos al Celta no estábamos como ahora, aunque en la vuelta de la Copa se vio a un Eibar muy diferente. Fuimos muy superiores, no materializamos las ocasiones y perdimos en el último minuto de penalti», explicó.

«Cuando nos medimos al Celta no estábamos tan fuertes como ahora», afirma Kike García

Dos partidos de castigo a José Luis Mendilibar por su expulsión en Ipurua ante el Barcelona

El excelente momento que exhibe la plantilla armera le lleva a aventurar que «el partido del sábado no se parecerá a los anteriores. Vamos con la idea de sacar algo positivo de Balaídos», apuntó el delantero.

Después de ver puerta de manera consecutiva antee Málaga, Athletic y Sevilla, el ariete no marcó ante Leganés y Barcelona. Aunque su aportación va más allá de sus cifras goleadoras, tampoco esconde sus ganas de ampliar la cuenta. «Cualquier delantero desea meter goles, pero el míster pide más cosas: trabajar, bajar balones, presionar, asfixiar al rival para que no saque el balón jugado... Ahora bien, lo que más felices nos hace a los delanteros es meter goles y eso también ayuda a la confianza del equipo».

Tal y como se preveía, José Luis Mendilibar ha sido sancionado con dos partidos por infringir del artículo 120 del Código Disciplinario de la RFEF (protestar al árbitro principal, a los asistentes o al cuarto árbitro, siempre que no constituya falta más grave), por lo que además de no poder sentarse en el banquillo de Balaídos, también tendrá que ver desde la grada de Ipurua el choque del miércoles ante el Villarreal.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos