S. D. Eibar

La curiosa escena protagonizada por Iván Alejo

Iván Alejo habla por teléfono en Atxabalpe. / MORQUECHO
Iván Alejo habla por teléfono en Atxabalpe. / MORQUECHO

Mantuvo una larga conversación telefónica en soledad mientras sus compañeros se preparaban para empezar a entrenar

L. G. EIBAR.

Iván Alejo es uno de los nombres propios de un verano marcado por la falta de movimientos, una situación que podría cambiar precisamente con su salida del club.

El joven pucelano es consciente de que, pese a la marcha de Takashi Inui al Betis, sus posibilidades de hacerse un hueco en el primer equipo se han reducido debido al retorno de los cedidos Hervías y Bebé, y a las buenas vibraciones que desprenden Orellana y Pedro León.

Además, el episodio vivido en Montilivi, donde se quedó grabada su imagen llorando desolado en el banquillo tras ser sustituido solo 36 minutos después de haber suplido al lesionado Pedro León, tampoco ayudan a recuperar la confianza que fue perdiendo y los rumores sobre su posible marcha, alentados por él mismo después de lo ocurrido en Girona, han estado presentes desde el mismo día que terminó el campeonato.

Ayer fue uno más en el arranque de pretemporada, pero se las arregló para descartar sobre el resto al protagonizar la anécdota más curiosa de la sesión matutina. Y es que mientras todos sus compañeros realizaban un precalentamiento en el barracón que alberga el gimnasio de Atxabalpe, el extremo estaba solo, sentado y apoyado en el muro que cierra el campo principal de las instalaciones arrasatearras, manteniendo una conversación telefónica en soledad, pero a la vista de todos. La charla fue larga, lo que dio tiempo para que los fotógrafos y las numerosas cámaras de televisión captaran lo que estaba ocurriendo sin que eso le inquietara lo más mínimo.

La escena habría llamado la atención tratándose de cualquiera porque la primera sesión del curso estaba a punto de empezar y porque los demás integrantes del plantel estaban ya subidos en las bicicletas estáticas calentando los músculos para lo que les venía encima. Pero el hecho de que el protagonista fuera el joven pucelano abre la puerta a diversas interpretaciones y todas las señales apuntan a que el jugador está tratando de resolver su futuro más inmediato a la mayor celeridad.

En las últimas horas ha cobrado fuerza la posibilidad de que esté negociando su cesión al Getafe, aunque Levante, Espanyol y Leganés también han llamado a la puerta del club azulgrana. De hecho, todos ellos preguntaron por las condiciones del pucelano después del mencionado episodio de Girona, conscientes o esperanzados de que una situación así tiene difícil arreglo.

Alejo tiene contrato hasta el 2021 y, pese a que el año pasado sí logró convencer a Mendilibar para desprenderse de su cartel de fidelizado y quedarse así bajo sus órdenes, esta vez parece que el de Zaldibar le ha abierto la puerta de salida.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos