S.D. Eibar

Imposibilitado para dar con un once

Mendilibar dirige el entrenamiento en Atxabalpe. / FÉLIX MORQUECHO
Mendilibar dirige el entrenamiento en Atxabalpe. / FÉLIX MORQUECHO

Mendilibar ha presentado diez alineaciones diferentes en once partidos. Salvo en las dos primeras jornadas en las que repitió equipo, los cambios han sido una constante en los planes del técnico armero

LETIZIA GÓMEZ EIBAR

. Ha pasado casi un tercio de competición y José Luis Mendilibar no logra dar con un once definido. No es porque no quiera. Es sencillamente porque no puede. Las bajas, una media de cinco por partido y en ocasiones hasta ocho, han llevado al técnico a variar sus planes jornada sí y jornada también.

De hecho, el de Zaldibar solo ha repetido un mismo once en las dos primeras jornadas del campeonato. Desde entonces, los cambios de nombres en las alineaciones y de sistemas a emplear se han convertido en un hábito impuesto.

Mendilibar ha estado condicionado desde la pretemporada, cuando se encontró que Yoel, Fran Rico y Pedro León sufrían graves dolencias. Sin embargo, el triunfo obtenido en La Rosaleda le animaron a repetir el mismo once frente al Athletic, con Dmitrovic en la portería, Capa, Paulo, Ramis, Cote en la línea defensiva; un centro del campo conformado por Rubén Peña, Dani García, Jordán e Inui, mientras que la punta de ataque fue de nuevo para Kike García y Charles, el autor del tanto frente al Málaga.

El Eibar no mereció perder, pero lo hizo. El baile de cambios empezó en el Sánchez Pizjuán. Alejo y Escalante tomaron el testigo de Rubén Peña y Jordán, expulsado ante los rojiblancos, y Enrich relegó al banquillo al brasileño Charles, pero con todo, lo peor no fue la contundente derrota (3-0) en Sevilla. En su debut como titular, Alejo sufrió una espeluznante lesión de rodilla y después se supo que Ramis también había vuelto 'tocado' .

Se imponían nuevas modificaciones ante el Leganés y, curiosamente, fue Gálvez, la gran novedad en el equipo junto a la inclusión de Bebé, el que reportó el primer triunfo liguero en casa al anotar un gol tras una jugada que él mismo inicio.

Cambio de dibujo

Sin embargo, el rival que esperaba al Eibar escasos cuatro días después en el Camp Nou, provocó que el técnico optara por recurrir por primera vez al sistema con cinco defensas, sacrificando así a uno de los hombres en punta. Arbilla, que solo había podido disputar unos minutos ante los pepineros en la jornada anterior tras restablecerse de unos problemas musculares, se integró en la tripleta central, pero ni él ni nadie pudo evitar que el Barcelona se apuntara una goleada (6-1), la primera de las que les fueron cayendo a los armeros en las jornadas posteriores.

El de Zaldibar retornó ante el Celta al plan que le había salido bien ante el Leganés, con Bebé en lugar de Jordán, pero los problemas defensivos que se habían vislumbrado en la ciudad condal quedaron todos al descubierto cuando los celestes les endosaron tres goles antes del descanso y otro más en la recta final del partido.

La visita al Villarreal agudizó una herida defensiva que pareció curarse ante el Deportivo con el retorno de Ramis, pero el balear, perseguido por la mala suerte, sufrió una grave lesión en la rodilla después de que Andone se le cayera encima.

Hasta Dani García y Escalante, casi incorruptibles, han caído víctimas de esta plaga de lesiones. A ver si tras el tercer parón cambia la dinámica.

Fotos

Vídeos