S.D. Eibar

Fortalecido para lo que viene

Ramis, Charles, Dani García y Lombán, durante un entrenamiento en Atxabalpe./MORQUECHO
Ramis, Charles, Dani García y Lombán, durante un entrenamiento en Atxabalpe. / MORQUECHO

El Eibar se medirá a cuatro rivales directos y al líder en el mes de febrero

LETIZIA GÓMEZEIBAR.

Hace bien el Eibar en tomarse un pequeño descanso para recuperarse del esfuerzo realizado en San Mamés, porque va a necesitar de todas las fuerzas acumuladas para solventar las exigencias que se le plantearán en febrero. El mes más cortó del año llega con cinco exámenes programados, el último entre semana, que le llevarán a medir sus fuerzas con Sevilla, Leganés, Celta y Villarreal, cuatro rivales situados en su mismo radio de acción, más la visita del líder Barcelona a mediados.

El excelente nivel de juego que está ofreciendo el conjunto dirigido por José Luis Mendilibar permite afrontar esta próxima fase del calendario con cierto grado de optimismo, pero no hay que olvidar que fueron precisamente estos partidos los que provocaron los apuros vividos durante la parte inicial de la primera vuelta.

De hecho, en aquellos cinco compromisos solo se obtuvieron los tres puntos del triunfo ante el Leganés (1-0) gracias a un solitario gol de Alejandro Gálvez, ahora en las filas de la UD Las Palmas. El resto se saldaron con derrotas, muchas abultadas. La primera llegó en Sevilla, donde los armeros trataron sin éxito de resarcirse de la derrota que habían sufrido en Ipurua a manos del Athletic (0-1) y acabaron siendo aplastados por el equipo hispalense (3-0).

Sevilla, Leganés, Celta y Villarreal forman ahora parte de su círculo de acción

Curiosamente, la alineación que Mendilibar presentó en el Sánchez Pizjuán se asemeja mucho a la de su equipo de gala en la actualidad, ya que la ausencia de Arbilla ante la pareja formada por Paulo y Ramis, y la presencia de Escalante en lugar de Joan Jordán son las únicas variaciones destacables.

Después llegó la mencionada victoria ante los pepineros, brillantes semifinalistas de la Copa, que resultó ser un oasis en el desierto en el que se convirtieron las siguientes tres jornadas, en las que el Eibar enlazó tres varapalos consecutivos en los que recibió la friolera de 13 goles en contra por solo uno a favor. Unos registros que le llevaron a caer al abismo de la tabla por primera vez desde que descendió en su campaña inaugural en esta categoría.

No hubo ni opción a milagro en el Camp Nou, porque a Messi le dio por lucirse y anotó cuatro de los seis goles el Barcelona endosó al cuadro armero, al que de nada le sirvió el gol de Enrich (6-1).

Pero el revés que de verdad escoció y que encendió las primeras alarmas fue el padecido ante un Celta que supo exprimir todas las carencias defensivas que por entonces presentaba la escuadra de Mendilibar. Tras un poste de los armeros que pudo variar el destino, los vigueses aprovecharon el desconcierto de la zaga para dejar el partido cerrado y empaquetado en solo 22 minutos, y no lograron maquillar una goleada inquietante (0-4).

En estas cinco citas los armeros solo sumaron los tres puntos del triunfo ante los pepineros

La siguiente cita en Villarreal el famoso 1 de octubre no hizo sino certificar que el Eibar tenía un problema de autoestima e inseguridad que no conseguía solucionar. Bakambu encontró en el conjunto azulgrana su víctima ideal para firmar un lustroso 'hat trick' que envió a los vascos a una plaza de descenso a la que no habían vuelto a asomarse desde que la pésima segunda vuelta de la campaña acabó con el cruel descenso ante el Córdoba.

La angustia del Eibar aún tuvo capítulos dolorosos como las goleadas sufridas ante el Real Madrid y la de la aciaga tarde de Anoeta, pero por ahora es suficiente con centrarse en lo que se le viene encima en el exigente próximo mes de febrero, como para añadir más peso a la mochila.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos