S.D. Eibar

De forofos a contrincantes

Adrián y Míchel González presencian en Ipurua un partido.
Adrián y Míchel González presencian en Ipurua un partido.

El entrenador del Málaga y los tres exazulgranas que militan allí han pasado de sentir al Eibar a convertirse en rivales

L. G. EIBAR.

El fútbol da tantas vueltas en apenas meses que no es raro que se produzcan situaciones como la que se dará hoy por la noche en La Rosaleda, donde varios jugadores del Málaga que hasta hace nada defendían y sentían la camiseta del Eibar se enfrentarán sobre el césped a los que eran sus compañeros, mientras que en las filas azulgranas también hay un jugador que hasta hace apenas un mes solo pensaba en ayudar al cuadro blanquiazul como ya lo había hecho en las dos últimas campañas. Hasta el entrenador local, padre de uno de los jugadores que se despidió de los aires del norte para respirar los calores del sur, ha pasado de ser un asiduo y pasional aficionado de Ipurua a estrenar campaña precisamente ante el equipo al que apoyaba hasta fichar por el Málaga.

Todo es más sencillo y, probablemente más habitual de lo que parece, pero no deja de ser curioso que un club como el malacitano, con una larga trayectoria en Primera, tenga en sus filas a tres futbolistas que han pertenecido en las dos últimas campañas al Eibar, que está a punto de iniciar su cuarta andadura en la máxima categoría.

Aunque ya los sentimientos tienen poco espacio en este negocio que es el fútbol, el duelo ante el Eibar tendrá un tinte emocional especial para Keko y Borja Bastón, que debutaron en la élite gracias a la confianza que el Eibar deposito en ellos, y como no, también para Adrián González, que justo antes del final de la pasada campaña se despidió del club armero, tras rechazar renovar por un año más porque varios meses atrás ya se había comprometido con el Málaga .

Fueron varias las veces en las que Míchel González animó al Eibar como un armero más

Casualidades de la vida, poco después de haberse comprometido con los boquerones, su padre, Míchel González, fue contratado para sustituir a Marcelo Romero al frente del banquillo malacitano. Y como el técnico madrileño aún aguanta ahí pese a las evidentes fricciones que ha tenido con el jeque que posee la entidad, tiene información de primera mano para preparar su choque frente a los armeros. Ni siquiera necesitará la ayuda de los jugadores para mantenerse informado, porque siempre que podía, el técnico madrileño acudía a Ipurua a apoyar a su hijo, pero al tiempo se convertía en un hincha armero más, de los que protestaba de forma airada las decisiones arbitrales.

Fotos

Vídeos