SD Eibar

La escasa pegada frena el vuelo del cuadro armero hacia Europa

La escasa pegada frena el vuelo del cuadro armero hacia Europa

En el último mes y medio ha marcado cuatro goles que le han reportado siete puntos, frente a los trece que propiciaron sumar once en las seis anteriores jornadas

L. G.

La propuesta ofensiva del Eibar es una de las más admiradas del campeonato por su verticalidad, su velocidad y la gran capacidad de sus extremos y laterales para colgar balones con veneno al área. Sin embargo, la falta de tino en el último mes y medio de competición ha frenado su fulgurante vuelo hacia las plazas europeas. Sin goles, no hay paraíso.

De los últimos 18 puntos en disputa, la escuadra azulgrana solo ha sumado siete, gracias a las victorias ante el Leganés (0-1) y el Villarreal (1-0) junto al empate arrancado en Riazor (1-1), aunque no sería justo obviar que dos de los seis rivales a los que se ha enfrentado han sido el Barcelona y el Real Madrid.

Sin embargo, también resulta significativo que en estos seis últimos compromisos solo haya marcado cuatro goles, mientras que en los seis anteriores obtuvo nada menos que trece, un promedio de más de dos dianas por partido. Esas cifras le granjearon once jugosos puntos, fruto de los tres triundos sumados ante Girona (4-1), Las Palmas (1-2) y Sevilla (5-1), así como los empates frente a Málaga (1-1) y Athletic (1-1), mientras que solo perdió contra el Atlético de Madrid (0-1).

Una notable diferencia que ha tenido un reflejo directo en la clasificación. El Eibar se ha visto relegado a la novena plaza, a cinco puntos ya del Villarreal, sexto y último equipo en puestos para competir en el continente. Al menos, de momento.

El problema radica en su escasa eficiencia. Para muestra un botón. Desde que lograron su histórica goleada ante los hispalenses en Ipurua, los azulgranas han sido capaces de generar 40 ocasiones claras en seis partidos, pero únicamente han rematado catorce veces entre los tres palos para anotar cuatro tantos.

La escuadra eibarresa acumula 265 remates, una media de nueve por partido. Teniendo en cuenta que los de José Luis Mendilibar lucen 34 goles en su casillero anotador, la conclusión es que los armeros necesitan 7,5 disparos para colar uno en el fondo de la red.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos